Deportes

Núñez, la hija pródiga de Riobamba

La ciclista ecuatoriana, campeona de la Vuelta a Colombia, fue recibida con honores en la ciudad que la vio nacer. Hubo caravana, diplomas y dinero

Myriam Núñez Riobamba
La tricolor recorrió desde una plataforma móvil las calles de Riobamba. Antes usó moto.Patricia Oléas / Expreso

Marianela esperaba ansiosa a Myriam Núñez en las afueras del Municipio de Riobamba. Junto a su familia salió a darle alcance a la caravana motorizada preparada por la llegada de la primera ciclista ecuatoriana en ganar la Vuelta a Colombia, pero no pudo entregarle el dibujo que su hija de 11 años le hizo con mucho cariño.

“Estamos muy orgullosas como riobambeñas y como mujeres. Las traje a mis hijas para que vean que a pesar de los obstáculos se pueden hacer cosas grandes”, repetía emocionada la mujer por  Núñez.

Y es que el sentir de Marianela fue ayer general en La Sultana de los Andes que recibió a la ciclista por todo lo alto.

En un vehículo con forma de tren, Myriam cargó su trofeo y saludó contenta a los que se detenían para felicitarla y para pedirle una foto. Fue acompañada de sus padres y varios niños ciclistas.

José Paguay la esperaba a la altura de la Plaza de Toros; agitaba con euforia su pañuelo blanco esperando que la campeona le levantara la mano. “¡Qué emoción! No me acuerdo sentirme así de feliz desde que mi Olmedo fue campeón”, gritaba el octogenario.

El sentimiento de cada riobambeño se expresó con gritos, aplausos y sonidos de bocinas al paso de la deportista, quien terminó el recorrido de la caravana en el parque Maldonado con la Banda Azul entonando el pasacalle Riobambeñita.

El salón José María Román del municipio de la capital chimboracense resultó pequeño para la gran cantidad de admiradores, funcionarios, familiares, amigos y medios de comunicación que querían ser testigos de la entrega del reconocimiento a quien ha sido designada como La Mejor Deportista de la provincia durante cuatro años.

La concejala Natalia Urgiléz realizó el discurso de bienvenida. “La casa del pueblo riobambeño le dice gracias por dejar en alto a nuestra ciudad, estamos orgullosos de su labor”, expresó.

Inmediatamente, Myriam pasó junto al alcalde Napoleón Cadena, quien le colocó la distinción Bicentenario. Los padres de la deportista estuvieron siempre cerca de la ciclista y entre ellos se veían emocionados desde primera fila.

“No me esperé este recibimiento, gracias a mis padres, a mis entrenadores... Han sido años de esfuerzo para llegar hasta aquí”, manifestó Núñez no sin antes destacar que el logro se lo dedicaba a sus padres, pero también “a las mujeres guerreras que luchan todos los días por salir adelante”.

  • Myriam Núñez Riobamba
    Marianela (d) acompañó a su hija de 11 años (c) a entregar un dibujo de MyriamPatricia Oléas / Expreso
  • Myriam Núñez Riobamba
    Los padres de Myriam estuvieron acompañando de cerca a la ciclista en primera fila.Patricia Oléas / Expreso
  • Myriam Núñez Riobamba
    El alcalde de Riobamba, Napoleón Cadena, le entregó la distinción Bicentenario.Patricia Oléas / Expreso

Por su parte, el alcalde subrayó que Riobamba vive un momento importante. “Nos llena de motivación y alegría este reconocimiento a su trayectoria, que ha permitido que Riobamba, la provincia y el país sigan escribiendo páginas de su historia con referentes que nos llenan de orgullo”, precisó.

El burgomaestre realizó además la entrega de un cheque por 5.000 dólares como aporte para continuar con su preparación para las nuevas metas que Myriam se proponga.

La campeona de la Vuelta a Colombia 2020 solo tendrá unos pocos días para disfrutar de sus amados padres, antes de volver a sus entrenamientos.

María Padilla, madre de la deportista, confirmó la noticia. “Le tendré en casa a mi hija unos días, pero ya vuelve a las prácticas. Hoy me siento muy orgullosa de ver cómo la gente y las autoridades reconocen su esfuerzo”, dijo la mujer, quien entregó un ramo de flores apenas pisó suelo riobambeño.

Su padre, por su parte, dejó ayer de trabajar para poder acompañar a la deportista. El permiso estaba justificado.

El hombre no se separó un solo rato de su orgullo y estuvo muy atento de sostener la copa colombiana de su hija, o para cuidar que la gente mantuviera su distancia.

Después del recibimiento, Myriam tenía previsto dar una rueda de prensa junto a Vinicio Chávez, presidente de la Federación Deportiva de Chimborazo, en el coliseo Teodoro Gallegos Borja; luego a casa a descansar.