Deportes

Matías Oyola, con disciplina y entrega le gana a la cédula

El volante de Barcelona, tras 17 meses, volvió a jugar en la altura un partido completo a sus 37 años. Expertos dan las claves de su buen nivel

Matías-Oyola-volante-Barcelona
Matias Oyola, mediocampista de Barcelona, dio el pase gol para el primer tanto del Ídolo en suelo cuencano.API

La última vez que Matías Oyola había jugado 90 minutos en la altura fue el 3 de marzo del 2019 ante Independiente del Valle en Sangolquí. Luego llegaron las lesiones y alternaba. Ahora está de vuelta a tiempo completo.

Fabián-Bustos-técnico-Barcelona

Barcelona: Fabián Bustos solo piensa en el Clásico del Astillero

Leer más

Jugó los 90 minutos ante el Deportivo Cuenca, donde ganó Barcelona 3-0, y volvió a ser el hombre del medio campo del Ídolo. Rindió a gran nivel en territorio azuayo, como si fuera un juvenil que buscaba ganarse el puesto, pese a sus 37 años.

Así empieza a dejar atrás un difícil 2019, donde apenas estuvo presente en 19 partidos, lo más bajo de su etapa de jugador en el Ídolo que arrancó en el 2009. Tras cinco meses sin fútbol oficial por la cuarentena, el Pony se apunta para el Clásico del Astillero del domingo.

Un exseleccionado y un preparador físico con experiencia en la Tri dan las claves del nivel de Oyola.

“Lo admiro por su forma de despliegue en la cancha, tanto en la Sierra como la Costa, no baja las revoluciones. La gente sabe que cuando está en el medio campo no deja pelota por nada del mundo. Es un jugador completo. Es un líder en la cancha y fuera de ella. Va a todos los balones como si fuera la última jugada de su vida”, expresa Marlon Ayoví, otrora volante del Ídolo, quien se desenvolvía en su misma posición del nacionalizado, que llegó en el 2009 a enfundarse la amarilla.

Adonis Preciado Jonathan Alvez

Barcelona gusta y golea antes del Clásico del Astillero

Leer más

Sobre la edad del Pony, el también exjugador de la Tri dice que esto no tiene nada que ver con las ganas y el físico que posee. “A la edad que tiene hay que felicitarlo por como se mete en el juego. Porque no podemos decir que solo es un jugador, lo de Oyola es un compromiso con el juego, de saber lo que se debe hacer en la cancha, lo que quiere el entrenador, es otro nivel lo que él produce”, asegura Marlon.

Oyola está consciente que esta profesión no es para toda la vida. Es por eso que ha construido una carrera llena de responsabilidad y que ahora a sus 37 años le da sus frutos. A esto le suma la disciplina férrea que tiene el jugador, eso es clave.

Hólger González, expreparador físico de la Tri.

Oyola, en la LigaPro 2020, ha estado en cuatro compromisos, pero el último martes ante el Cuenca jugó por primera vez los 90 minutos.

Aucas+El+Nacional+Fútbol

Aucas gana oxígeno con su victoria sobre El Nacional

Leer más

El mayor Hólger González, expreparador físico de la selección nacional y de varios equipos del país, explica detalles para entender el rendimiento del Pony. “Un deportista de alto de rendimiento, como son los jugadores, no se hace de la noche a la mañana. Se lo va formando desde niño. No solo en lo físico, sino en lo social, en lo que lo rodea, en todo sentido”, manifiesta el profesional.

González dice que el verdadero secreto para alargar la profesión de un jugador es tener un cuidado al máximo en todo sentido. “Mucho se habla del comportamiento, de la forma de actuar dentro y fuera de la cancha, eso se llama disciplina, que en realidad es el secreto de todo y más aún en el atleta. A esto se le suma la comida y el descanso”.

Matías (Oyola) es motivante para el grupo de jugadores, porque es quien lleva de la mano al plantel. Te da la fuerza de ir para adelante. Habrá compañeros que se puedan estar quedando sin aire, pero al ver su entrega es su mejor motivación.

Marlon Ayoví, exseleccionado nacional.

Fabián Bustos, entrenador canario, también elogió la labor del Pony ante el Cuenca. “Matías (Oyola) nos da mejor distribución de la pelota, puede jugar de doble 5 o más adelantado. Arrancamos con un solo 5 y dos interiores, para tener mucha posesión y jugar en campo rival. Los dos tiempos me gustaron, el segundo lució más porque había más espacios”.