Deportes

Indignación e impotencia por el asesinato de Roberto Oña: "Llegan miserables y le arrebatan su vida"

Carlos Víctor Morales, amigo y colega del periodista deportivo Roberto Oña, lamenta su partida.

Roberto-Oña-muerte-periodista
Roberto Oña, periodista deportivo asesinado por delincuentes la noche del 26 de noviembre.Cortesía

La mañana del 27 de noviembre del 2020, el Ecuador amaneció sin la voz de Roberto Oña Núñez. Una bala se llevó al periodista, abogado y comerciante. Lo mataron para robarle su teléfono celular, según primeras investigaciones.

El suceso ocurrió cerca de su local de comidas.

Asesinan al periodista Roberto Oña por robarle un celular

Leer más

La muerte le llegó a manos de un ladrón. Roberto Oña no se dejó arrebatar su celular y la vida le dijo "hasta aquí no más", así como cuando terminaba los partidos que relataba.

Robero Oña nació en Quevedo, Los Ríos, pero hizo historia en Guayaquil.

Sus amigos lo extrañan y están amargados por lo que le sucedió.

Uno de ellos, Carlos Víctor Morales, escribió en la madrugada del 27 de noviembre del 2020: "Imposible dormir con tanto dolor. Hasta siempre querido compadre Roberto Oña Núñez". En sus redes sociales siguió: "Te recordaremos con el cariño y la amistad de los años que compartimos trabajos".

Además destacó la labor que venía haciendo para ganarse la vida, además del periodismo. "En estos tiempos de crisis el periodista deportivo Roberto Oña Núñez montó su negocio de comidas para mantener su familia, en pocos meses llegan miserables y le arrebatan su vida. No hay derecho a que malditos delincuentes a punta de pistola y miedo nos destrocen la existencia", dijo 'El Chino' Morales.

Por su parte, el comentarista deportivo Arturo Magallanes comentó: "Mi solidaridad con Roberto Oña, con su padre coincidí en (Radio) Sucre en el 2002. Es trágico lo que ha pasado. En este país solo los delincuentes pueden andar armados y las leyes nos obligan a los ciudadanos a estar indefensos ante la amenaza. Este país necesita una purga integral".

Mientras que el periodista deportivo Aristides Moreira, que reside en Nueva York: "Lamento que una voz de fútbol se nos vaya, un amigo y un colega que no le hacía daño a nadie. No es justo lo se le arranque la vida a un hombre trabajador".