Deportes

El Huesca regresa a la elite del fútbol de España

El equipo ascendió esta tarde a la primera división luego de poco más de un año de haber bajado de categoría.

Huesca España ascenso
El doblete de Rafa Mir y el gol del japonés Shinji Okazaki dieron la victoria a los hombres de Míchel, que acompañarán al Cádiz en Primera División la próxima temporada.Internet

Después del ascenso del Cádiz en la jornada anterior y 439 días desde que perdió la categoría, el Huesca volvió a Primera División con una victoria contundente frente al Numancia (3-0) y con la derrota del Almería, que tendrá que conformarse con pelear en los "play off" tras perder frente a la Ponferradina 2-1.

El Huesca protagonizó una jornada de infarto con mucho en juego en la que el cuadro aragonés fue el mayor triunfador. Ante un equipo que se jugaba el descenso a Segunda B, no le tembló el pulso y se ganó con derecho propio su presencia en la máxima categoría del fútbol español.

El doblete de Rafa Mir y el tanto del japonés Shinji Okazaki, bastaron al Huesca para volver a LaLiga Santander un curso después de su agrio descenso. Lo consiguió ante un rival que sufrirá para continuar en Segunda División. El Numancia, deberá ganar al Tenerife, que no se jugará nada, y esperar las derrotas de sus rivales.

Sin duda, ajeno a esa pelea de abajo, el hombre más feliz del día fue el entrenador del Huesca. Míchel, después del partido, alabó a sus jugadores: "Trabajo y esperar. Un ascenso que se merecen los jugadores por todo el trabajo que han hecho este año. Es muy difícil ascender con los equipazos que hay y hemos sido los segundos más regulares hasta ahora. Teníamos una gran plantilla, hay momentos jodidos como la derrota del otro día y me alegro por ellos. No ha sido fácil. Orgulloso", precisó pletórico. 

Esa fue la cara de la moneda. La cruz se la llevó el Almería, que como en muchos tramos de la temporada, con altibajos y con destituciones de entrenadores como Guti, falló en un momento clave para quedarse sin el ascenso directo.

No pudo con la Ponferradina, que después de ganar 2-1 logró la permanencia matemática. El equipo leonés, consciente de lo que tenía en juego, mordió a su rival y fue el brasileño Yuri, con un golazo en la segunda parte, quien se encargó de desmoralizar a sus rivales. Su tanto y el pitido final, desató una tangana tras el partido fruto de la desesperación de los jugadores del Almería. Tendrán otra opción en los partidos por el ascenso.