Deportes

Entrenadores en emergencia

La realidad de este sector en el Plan de Alto Rendimiento es preocupante. Con más de siete meses impagos tratan de sobrevivir

Sebastián De Cesare canotaje Ecuador
El entrenador de la selección ecuatoriana de canotaje, Sebastián De Cesare (d) en uno de los entrenamientos regulares con su hermano César De Cesare y Stephanie Perdomo, tricolores.Álex Lima / Expreso

Están tras bambalinas, muchos no quieren hablar por lo delicado del tema, pero forman parte de uno de los sectores más golpeados por la falta de liquidez del ya cuestionado Plan de Alto Rendimiento (PAR) en esta temporada.

Juan David González y Sebastián De Cesare, entrenadores con 11 y 17 años de experiencia en preparar selecciones nacionales, respectivamente, hablaron con EXPRESO y desnudaron desde su experiencia la realidad que están viviendo en los actuales momentos.

Les adeudan entre siete y ocho meses de sueldo, de ahí que han tenido que sobrevivir dando clases privadas, vendiendo sus propiedades, pidiendo prestado e incluso poniendo en duda el año escolar de sus hijos. Eso sin contar que recibieron la oferta de preparar equipos en el exterior.

De tener que estar enfocados en la planificación y el desarrollo del trabajo de sus pupilos, pasaron a la incertidumbre de no tener qué comer en el día a día. Aun así no han dejado de trabajar. Antes y durante la pandemia han seguido comandando los entrenamientos, a la espera de que todo se solucione.

La motivación es una sola: los Juegos Olímpicos de Tokio del próximo año. No conciben la idea de relajarse a menos de un año de cerrar un ciclo de trabajo intenso de tres temporadas. Saben que la crisis es mundial y entienden que otros sectores del país necesiten de más ayuda, pero ellos también la requieren, dicen. Lo único que piden son respuestas. Que el Ministerio de Finanzas, el encargado de acreditarles sus haberes, diga algo, ya que ni a la secretaria del Deporte, a quien le reconocen haber intermediado en el tema, le prestan atención.

Juan David González, de seleccionador a dar clases particulares

Juan David González patinaje Ecuador
El entrenador de la selección ecuatoriana de patinaje de velocidad, Juan David González, en uno de los entrenamientos luego del levante parcial de las restricciones por el Covid-19Christian Vinueza / Expreso

El tema es complicado. A Juan David González, entrenador de la selección nacional de patinaje de velocidad, se le hace difícil hablar del tema porque sus palabras pueden ser sacadas de contexto y catalogárselo de insensible al pedir dinero en medio de una pandemia, pero en su caso ya son siete meses impagos en los haberes correspondientes al Plan de Alto Rendimiento, y la situación se ha vuelto “insostenible”.

De los 11 años que tiene a cargo de selecciones locales, nunca había vivido algo así. De entrenar a deportistas ecuatorianos de la talla de Jorge ‘Jota’ Bolaños (campeón mundial 2015), Gabriela Vargas (campeona mundial 2016) y David Sarmiento (campeón mundial juvenil 2018), entre otros, pasó al estrés y la desesperación.

“Uno trata de ser cauto y mesurado con el tema, pero ya no se puede... hay responsabilidades que no se pueden omitir, como las del hogar, los estudios de los hijos y la alimentación diaria. No hay bolsillo que aguante siete meses sin sueldo”, manifiesta.

Para salir adelante, Juan David ha tenido que hacer otras actividades como dar clases personalizadas a deportistas de su disciplina vía Zoom para sacar algo de dinero, sin que eso interfiera en su rol de seleccionador, ya que su trabajo con el equipo nacional no se detuvo nunca ni antes, durante, ni después de la declaratoria de emergencia.

“Ellos (los alumnos de las clases particulares) son los que me han ayudado a sostener la situación”, asegura.

Las sensaciones actuales son una mezcla de estrés, desesperación y ansiedad porque -dice- no hay nadie que le dé esperanzas de que esto se vaya a solucionar. “Andrea Sotomayor, secretaria del Deporte, ha tratado de gestionar la situación, pero creo que ni ella ha sido escuchada por las personas que tienen la responsabilidad de acreditar esos dineros (Ministerio de Finanzas). Simplemente no hay respuesta”, afirma.

Al preguntarle cuál es el monto total adeudado, González prefiere reservárselo. Es mucha plata... “Esto se convertiría en una carne de cañón de la que no quiero ser parte”, remata.

Sebastián De Cesare, vendió su carro y es tentado a emigrar

Sebastián De Cesare canotaje Ecuador
De Cesare (d) bajando uno de los botes en uno de las primeras prácticas que la Tri realizó en Guayaquil tras la cuarentena.Álex Lima / Expreso

Es una de las voces más fuertes en el reclamo de los atrasos de los pagos en el PAR. Y es que estar 17 años al mando de selecciones ecuatorianas de canotaje le da a Sebastián De Cesare un peso significativo. Dice no haber reclamado cuando llevaban 2 o 3 meses impagos porque eso solía ser regular al inicio de un año para quienes dependen de pagos estatales. Incluso era tan regular que desde antes de diciembre solía ahorrar porque ya sabía que enero, febrero, y a veces hasta marzo, los pagos se ralentizaban. Pero “esto ya se salió de control”.

“Abril y mayo me sostuve con las tarjetas de crédito que no cobraron nada por la emergencia, a la espera de que en junio ya todo vuelva a la normalidad, pero nada. Hoy (martes) fui donde el presidente de la Federación Ecuatoriana de Canotaje para hacerle un préstamo personal, algo que toda la vida me dio pudor y vergüenza”, precisa Sebastián.

El entrenador, por cuyo adiestramiento han pasado canoístas y kayistas de talla mundial, sudamericana y panamericana, como su hermano Sebastián De Cesare, Anggie Avegno, Stephanie Perdomo y muchos más, ha sentido fuerte el golpe de los sueldos impagos. Vendió su carro, estuvo a punto de no meter a estudiar a uno de sus hijos al colegio y ya se desprendió también de algunos remos de su propiedad para poder conseguir algo de dinero.

“No quiero ponerme a buscar otro trabajo porque sería desviarme del objetivo que es llegar a Tokio el próximo año. No hemos dejado de trabajar con los seleccionados ni un solo día, porque al momento de que se pongan al día las autoridades van a pedir resultados. Lo sé”, recalca.

En medio de esta crisis, De Cesare confiesa que se le presentó la oportunidad de regresar a entrenar a Argentina, pero no es su idea abandonar el barco a nada de los Juegos Olímpicos. “Me ofrecieron todo, pero tampoco es la solución. Mi primera opción es esperar, pero cuando golpeas puertas y nadie te da una esperanza de pago, indigna”, añade.

Finalmente, el entrenador advierte que debido a que el dinero adeudado es mucho, existe el riesgo de que les quieran hacer una rebaja. “En algún momento al presidente de la Ecuatoriana le dijeron que lo hable con nosotros, ¿pero qué arreglo quieren hacer si ni nos pagan?”.

Pagos a cuenta gotas

La Secretaría del Deporte y el Ministerio de Finanzas en conjunto anunciaron ayer el desembolso de más de un millón de dólares para siete federaciones ecuatorianas por deporte y el Comité Paralímpico Ecuatoriano, con pagos retrasados dentro del PAR. Las otras 20 ecuatorianas que se benefician del plan, esperan.