Deportes

Ecuador - Polonia, un partido que llenó de nostalgia 14 años después

Teleamazonas pasó el encuentro jugado en la Copa del Mundo Alemania 2006. El ejercicio reventó a las redes sociales

A-1-1574903 (11574903)
Los jugadores de Ecuador celebraron a rabiar la victoria sobre Polonia en 2006. Hoy volvieron a disfrutarlo y lo agradecieron en redes socialesPATRIK STOLLARZ

Los de mayor edad volvieron a emocionarse y los más jóvenes, quienes la vieron por primera vez, se enamoraron de esa tricolor. Imposible negarlo. Teleamazonas pasó el partido que Ecuador ganó a Polonia por 2-0 en el Mundial de Alemania 2006 con goles de Carlos Tenorio y Agustín Delgado.

Como parte de la campaña para quedarse en casa, el canal decidió retransmitir uno de los partidos más recordados por los hinchas ecuatorianos. Y el experimento les salió a la perfección la noche de este viernes 20 de marzo de 2020. 

Reventaron las redes sociales. El juego fue tendencia en ocho de los nueve primeros ítems. Además, por Facebook Watch se conectaron más de 24.000 personas.

This handout picture  (31453299)

Coronavirus: El balón empieza a rodar para los clubes de fútbol de Wuhan

Leer más

Los protagonistas de ese partido también se subieron a la ola. Antonio Valencia fue uno de los más participativos en Twitter, subiendo sus jugadas y hasta una fotografía de cómo lo miraba desde su casa.

Hasta la cuenta de Twitter de la selección nacional transmitió el partido como si se tratase de un juego en vivo. En realidad, todos los internautas disfrutaron y comentaron en tiempo presente.

Teleamazonas seguirá con estas transimisiones del recuerdo de 2006. Después, pasarán los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, cuando Jefferson Pérez ganó la medalla de oro en los 20Km marcha.

Ese día (9 de junio de 2006) EXPRESO publicó la nota del enviado especial Rodolfo Mazur. Con su crónica, recuerda la coyuntura que se vivía con los jugadores y las expectativas que existían. En realidad, esa victoria fue un golpe sobre la mesa en el grupo A, que también tuvo a Costa Rica y Alemania.

"Ecuador debutó en Alemania con una victoria anhelada ante Polonia.

Tenorio y Delgado marcaron los goles que hacen soñar a la tricolor con una clasificación a octavos

Para muchos era un sueño que se hacía realidad. Ecuador debutó en el Mundial Alemania 2006 con una victoria. Sumó sus primeros tres puntos y dejó una grata impresión.

El juego ordenado del medio campo, los relevos en la marcación y el orden en la salida, fueron la característica de un equipo que demoró en aplomarse en el terreno de juego, pero que tuvo los argumentos suficientes para contener la arremetida de los polacos que intentaban llegar por el juego elevado, en el que, en cambio estuvieron con mucha solvencia Iván Hurtado y Giovanny Espinoza, mientras los relevos de Edwin Tenorio y Segundo Castillo merecieron una nota muy alta.  En la delantera, Carlos Tenorio y Agustín Delgado tuvieron muy ocupada a la defensa adversaria.

Los cuatro hombres siempre se mantuvieron en su zona, sin dejar mayor espacio para evitar ser sorprendidos por algún pelotazo al vacío. El equipo nacional inició con un claro 4-4-2, pero a medida que se desarrollaba el encuentro este variaba a un 5-3-2, con poca proyección de Néicer Reasco y con mayores intentos de salida de Ulises de la Cruz, aunque este, tuvo una de sus presentaciones más bajas vistiendo la tricolor, especialmente en la labor ofensiva. Salvo el lateral que fue cabeceado por Delgado para el gol de Tenorio, el porcentaje de pases errados del lateral fue muy elevado, al igual que el de Édison Méndez, aunque en ambos casos, su prodigación y despliegue dentro del campo de juego suplieron esta deficiencia.  Antonio Valencia, quien para muchos no debía ser titular, fue quien puso orden en la zona medular. 

Quien tenía la pelota era el cuadro europeo. Ecuador lo esperaba en su zona, intentando administrar bien la pelota. Al minuto 24, la historia del partido cambió. De la Cruz saca un lateral que fue peinado por Delgado para Tenorio, quien con un suave golpe de cabeza, descolocó al portero Boruc y anotó la primera del partido. 

Después de este gol, Ecuador empezó a tener más la pelota, a administrarla a ras de piso y a dosificar sus energías. Polonia intentó en el juego aéreo, pero ahí se impuso el trabajo de la defensa y el de Mora, quien solo tuvo una dubitación.

En la segunda etapa el conjunto nacional ingresó mucho más aplomado.Mientras, en los polacos el técnico Pawel Janas adelantó sus líneas en busca de alguna variante, pero esa no llegaba. No encontraban ninguna vía de ingreso a la zona, a pesar de la lesión de Iván Hurtado, Jorge Guagua ocupó su puesto y se desenvolvió con solvencia.

El manejo ordenado de los nacionales tenía descontrolados a los polacos. La desesperación aumentó, mucho más cuando al minuto 84, Delgado, tras recibir un pase de Iván Kaviedes (que había ingresado por Tenorio), marcó la segunda anotación. 

Valió la pena el esfuerzo de los hinchas tricolores 

En las afueras del estadio Aufschalke Arena una gran marea roja se imponía sobre diminutas manchas amarillas. Eran los hinchas polacos que en gran número llegaban a alentar a su equipo. Se encontraban con los hinchas ecuatorianos. Pero siempre el trato fue cordial. Se abrazaban y hasta intercambiaban recuerdos.

Para Humberto Angulo, Joel Ulloa, Carlos Chérrez y José Angulo era un momento especial. Habían venido desde Italia para alentar a la "Tri". Fueron muchas horas de viaje. Pero no les importaba, solo esperaban que al final haya valido el sacrificio si la selección nacional lograba la victoria. Otro grupo de ecuatorianos que estaba muy emocionado era el integrado por Carlos, Tao y Frank Quinteros. 

Ellos llegaron desde los Estados Unidos, concretamente desde Brooklin, en Nueva Yok. Se abrazaban a otros ecuatorianos. No se conocían, pero al grito de "Ecuador, Ecuador", se fusionaban. De repente, las manchas llegaron a convertirse en una marea amarilla. No superaba a la polaca, pero al menos demostraban más alegría. 

Luego, el toque especial. Grupos de bellas jóvenes estaban repartiendo sombreros de paja toquilla a los aficionados. Fueron 30.000 los que se repartieron, por igual a ecuatorianos y polacos. Con esto, definitivamente se marcó diferencias. 

Fue una gran fiesta que se vivió previamente en los exteriores del escenario. Al final, los miles de hinchas ecuatorianos salieron sonriendo, cantando. Mientras, los polacos, no quisieron quedarse atrás y siguieron cantando, pensando en que ante Alemania, quizá les vaya mejor que ante Ecuador. Esperan volver a sonreír."