Deportes

Declarada la guerra fría en el fútbol europeo

La creación de la Superliga pone sobre la balanza la fuerza de los entes rectores del fútbol y los clubes más ricos del planeta

Leeds-United-Liverpool-Superliga
Los jugadores de Leeds United muestran camisetas con mensajes en contra de la creación de la Superliga, antes del partido ante Liverpool, uno de los fundadoresEFE

El fútbol vive un momento clave en su historia. Los clubes más ricos de Europa se juntaron para crear una Superliga, un torneo semicerrado que se jugaría entre semana y restaría impacto mediático a la Champions League.

El objetivo está claro: quieren más ingresos. Se habla de 3.800 millones de dólares para empezar, asegurando para cada equipo hasta 300 millones como “bono de bienvenida”.

LIGA-QUITO-MANTA-LIGAPRO

Cinco jugadores de Liga no viajan a Chile para el inicio de la Copa Libertadores

Leer más

Pero, no cuenta con el aval de la UEFA. Mucho menos de FIFA. Inclusive, autoridades políticas, futbolistas y hasta hinchas se han sumado al rechazo. La califican de egoísta, de forzada y que rompe con la tradición futbolera.

Sin embargo, este deporte es un negocio de cifras astronómicas y para allá apuntan los grandes equipos europeos. Esa es su base para el primer movimiento, que ya cuenta con el respaldo financiero y hasta judicial. Después de todo, no aceptarán ninguna sanción por esta creación.

No es para sorprenderse. La lógica que impera en el mundo, y el fútbol no está fuera de ello, es que los ricos sean más ricos a costa de que los débiles sean más pobres.

Marcelo Bielsa

El presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin, fue contundente al asegurar que el proyecto de la Superliga es fruto de “la avaricia, el egoísmo y el narcisismo de algunos” y que estudiarán la participación de los jugadores de los clubes implicados en la próxima Eurocopa. “Vamos a imponer todas las sanciones que podamos cuanto antes, sacarles de todas las competiciones y prohibir a los jugadores participar en las nuestras”, dijo.

Esas amenazas no cambian los planes. Inclusive, seguro de su victoria en este cruce, el presidente de la Superliga y del Real Madrid, Florentino Pérez, se atrevió a decir que no hay problema, que ellos harían su propio Mundial si es necesario.

Nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a los deseos de los aficionados. Vamos a ayudar al fútbol a ocupar el lugar que le corresponde en el mundo.

Florentino Pérez

En el fondo, tienen un argumento legal. En Europa ya hubo un caso similar con el patinaje. “Una reciente decisión del Tribunal General de la Unión Europea estableció que la Federación Internacional de Patinaje no podía sancionar a los deportistas por participar en torneos privados”, explicó Ariel Reck, especialista en derecho deportivo.

Y a esa norma se aferrarán los fundadores de la Superliga para crear su torneo y a la vez seguir campantes en los eventos UEFA y FIFA.

Esta guerra, por ahora, está en los micrófonos, pero no tardará en llegar a los tribunales porque hay muchos millones de dólares en juego. UEFA y FIFA no tienen presupuestado torneos sin las grandes estrellas, pero tampoco quieren mostrar debilidad. En cambio, los grandes equipos están seguros de que la fiesta no será la misma sin ellos.

Y en todo este problema los jugadores no han tenido la posibilidad de decidir. El sindicato internacional de jugadores (Fifpro) mostró su gran preocupación por el impacto que puede tener la creación de la Superliga y rechazó que los jugadores sean ignorados y utilizados en las negociaciones, así como su exclusión de las selecciones por participar en ella.

“La llegada del fútbol europeo a este punto de posible ruptura es el reflejo de una gobernanza en la que algunos han disfrutado de poderes desproporcionados y el resto incluidos los jugadores y también los aficionados son en gran medida ignorados”, denunció.

Todos los involucrados están definiendo sus posturas. Esta guerra fría tendrá muchos capítulos más antes del eventual pitazo inicial de la Superliga.

LOS ALEMANES SE DESMARCAN: 

Bayern de Múnich, y Borussia Dortmund, considerados en la élite del fútbol mundial, se oponen a la Superliga y no aceptarán alguna invitación. 

El presidente del consejo directivo del Bayern, Karlheinz Rummenigge, dijo que no cree que este torneo resuelva los problemas económicos de los clubes europeos y que el camino hacia la salvación es trabajar en la reducción de costes.

“Todos los clubes de Europa deberían trabajar de forma solidaria para garantizar la estructura de costes, especialmente los salarios de los jugadores y los honorarios de los agentes, se ajusten a los ingresos para que todo el fútbol europeo sea más racional. Hay que mirar las cifras”, agregó.

PARA SABER

Los fundadores: Real Madrid, Barcelona, Atlético, Milan, Arsenal, Chelsea, Inter, Juventus, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham son los primeros 12.

En espera: El Paris Saint-Germain también fue invitado, pero por ahora prefiere mantenerse al margen.

Las primeras protestas: Hinchas del Liverpool fueron al estadio de Anfield a pegar pancartas en contra de la Superliga. Algunos dejaron la camiseta del equipo en el contenedor de la basura. 

PROTESTA-SUPERLIGA-EUROPA-LEEDS
Un avión muestra una pancarta en contra de la creación de la Superliga. Sucedió antes del partido entre Leeds y Liverpool.EFE
Tottenham-SPURS-MOURINHO-PREMIER.LEAGUE

Jose Mourinho recibirá 20,45 millones de dólares por el finiquito del contrato

Leer más