Luis Chiriboga, expresidente de la FEF, muestra cómo hacer una mascarilla casera

  Deportes

Luis Chiriboga, expresidente de la FEF, muestra cómo hacer una mascarilla casera

El extitular de la Ecuafútbol hizo un video para redes sociales en el que elabora una mascarilla para evitar contagiarse del coronavirus.

Chiriboga
Luis Chiriboga, expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, estuvo en prisión por el caso FIFAGateCortesía

Poco se sabía sobre la vida de Luis Chiriboga Acosta, expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), desde que dejó la cárcel de Ambato el 12 de septiembre del año anterior, donde cumplía su condena al ser encontrado culpable por lavado de activos en el caso FIFAGate. 

Sin embargo, el exdirigente, que estuvo al frente de la Ecuafútbol en la clasificaciones a los Mundiales Japón Corea 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014, apareció ayer 2 de abril en redes sociales y lo hizo dando un instructivo de cómo hacer mascarillas caseras para evitar contagio por el coronavirus.

FEF

Grieta interna retrasa el plan de la FEF

Leer más

En el video, Chiriboga se coloca unas gafas y toma un material que se lo pone en rostro, con el que al mismo tiempo que detalla cómo puede evitarse el contagio del COVID-19 mediante el uso de aquel elemento de protección.

Al final, ya con la improvisada mascarilla terminada colocada en su cara, el otrora directivo da un mensaje en el que dice que lo más seguro en estos tiempos de la pandemia es quedarse en casa.

Luego de su salida de prisión, Chiriboga debe presentarse cada jueves ante las autoridades por 26 meses tras acogerse al régimen semiabierto.

El extitular de la FEF fue sentenciado a seis años de cárcel por lavado de activos tras ser detenido el 4 de diciembre del 2015, vinculado en el caso FIFAGate, una investigación que inició la Fiscalía de Estados Unidos, pero pasó la mayor parte de la condena en su departamento en Quito, donde reside actualmente.

Según el artículo 698 del Código Integral Penal (COIP), para que un preso sea liberado “se requiere el cumplimiento de por los menos el 60% de la pena impuesta”. A esto se acogió en ese entonces Chiriboga.