El cielo está de fiesta por Spencer

  Deportes

El cielo está de fiesta por Spencer

El mejor futbolista ecuatoriano de la historia cumpliría 82 años el 6 de diciembre.

Alberto Spencer
El ecuatoriano Spencer fue comparado con el mismo Pelé.Archivo / Expreso

Considerado por muchos como el futbolista ecuatoriano más destacado de la historia, el 6 de diciembre de 2019 se conmema un año más del natalicio de Alberto Spencer Herrera (+), quien en esa fecha  habría cumplido 82 años de edad.

Nacido en Ancón, Cabeza Mágica inició su exitosa carrera en el club Los Andes, hasta que en 1953 su hermano Marcos lo llevó al Everest, equipo con el que debutó el 29 de junio de 1955. En aquella fecha el equipo de la Montaña perdió 3-1 ante Emelec.

De forma paradójica, esa derrota fue el inició de un exitoso camino para aquel corpulento delantero, que ocho días después anotará su primer gol como profesional, en el arco de 9 de Octubre. Fue el primero de los 101 que convirtió con Everest, club con el que obtuvo el  vicecampeonato del Guayas en la temporada 1959.

Fue convocado a la selección nacional y gracias a su buena participación en el Sudamericano 1959, fue transferido por el Peñarol, a un costo de 15.000 dólares. Su debut con el equipo aurinegro fue el 8 de marzo de 1960, anotando tres goles en un amistoso ante Atlanta de Argentina.

Su cosecha goleadora en Uruguay ascendió a 326, que le sirvió para ganar tres Copa Libertadores, dos Copas Intercontinentales y ocho Campeonatos Uruguayos. 

Tras jugar su segunda Copa Intercontinental, el Inter de Milán se interesó por él, pero los directivos de Peñarol hicieron lo imposible para retenerlo.

Aunque murió el 3 de noviembre de 2006, en Estados Unidos, mantiene la marca de máximo artillero de la Copa Libertadores con 54 tantos, 48 de ellos con Peñarol y 6 con Barcelona. Adicionalmente es el segundo goleador de la Copa Intercontinental con 6 tantos, solo superado por Pelé con 7.

Aunque en más de una ocasión reforzó a la selección uruguaya, nunca renunció a la de Ecuador, con la que le quedó una tarea pendiente, clasificar a un Mundial.