Ciencia y Tecnologia

Los simios también se saludan y se despiden en sus interacciones

Un estudio que constata que estos se comunican para iniciar y finalizar interacciones sociales con señales como tocarse o mirarse fijamente

simios
Hay gestos e interacciones que no son exclusivos de los humanos, según un reciente estudios en chimpancés y bonobos.referencial

Cuando una persona habla con otra, probablemente no se iría sin despedirse; eso sería de mala educación. Los simios parecen hacer algo parecido, según un estudio que constata que estos se comunican para iniciar y finalizar interacciones sociales con señales como tocarse o mirarse fijamente.

Un grupo de macacos en la isla de Cayo Santiago un año después del huracán María por Puerto Rico.

Los macacos son más tolerantes y se relacionan más tras una catástrofe

Leer más

En un artículo publicado en la revista iScience, se documenta el uso intencionado de señales por parte de los simios para comenzar y terminar estas interacciones, un comportamiento -dicen los autores- que no se había visto hasta ahora fuera de la especie humana.

Compartir intenciones y trabajar juntos en un objetivo común conduce a un sentido mutuo de obligación, también conocido como compromiso conjunto.

La investigadora Raphaela Heesen, de la Universidad de Durham (Reino Unido), y su equipo están viendo evidencias, en los grandes simios, que podrían desafiar la afirmación de que este compromiso conjunto es exclusivo de los humanos.

En experimentos anteriores sobre este comportamiento, se había documentado cómo los niños humanos protestaban cuando un investigador dejaba de jugar con ellos de forma abrupta. Ofreciendo juguetes o vocalizando, estos intentaban que este volviera a participar en el juego previamente acordado.

Investigan a fondo

Tras presenciar una situación similar entre dos bonobos -que fueron interrumpidos mientras se aseaban y luego utilizaron gestos para reanudar la interacción- los investigadores sintieron curiosidad por saber más.

Imagen de una montaña en los Territorios del Noroeste (Canadá).

Las esponjas pudieron ser los primeros animales hace 890 millones de años

Leer más

Para llevar a cabo sus experimentos, propusieron que el compromiso conjunto no se basara únicamente en el sentimiento de obligación entre dos participantes de cumplir una promesa compartida, sino que también implicara el proceso de establecer el acuerdo y decidir mutuamente después que el acuerdo se ha cumplido.

Eso significa que algo tan sencillo como establecer un compromiso de conversación con un contacto visual y un "hola" y luego señalar que una conversación está terminando con la repetición de "vale, suena bien" o un "adiós" podría ser un ejemplo de este proceso.

Así que se propusieron comprobar si los grandes simios tenían un proceso similar de entrada y salida de la interacción, lo que, aseguran, demostraría el proceso de compromiso conjunto.

Tras analizar 1.242 interacciones en grupos de bonobos y chimpancés en zoológicos, descubrieron que los simios se miraban y se comunicaban entre sí con frecuencia para iniciar y finalizar las interacciones.