Ciencia y Tecnologia

League of Legends: Faker, el surcoreano que se convirtió en leyenda viviente del videojuego

Tricampeón mundial, creció convencido de que su vida se forjaría frente a una pantalla. Su fama y capacidad se comparan a las de Messi en el fútbol

faker
El nombre real de Faker es Lee Sang-Hyeok.Internet

Si pudiera estar nominado al Balón de Oro. ya habría ganado al menos dos. Lo que este surcoreano de 24 años representa para los e-Sports es lo que Lionel Messi representa para el fútbol. No se podría comparar con menos.

Ewok

Ewok, la niña sorda que rompe barreras y arrasa en Fortnite

Leer más

Lee Sang-Hyeok, mejor conocido como Faker, es un jugador de League of Legends que se desempeña como carrilero central en el equipo SKT T1 y que, al igual que los jóvenes prodigios del fútbol mundial, nació para ser el mejor en lo que le apasiona.

Desde pequeño y apoyado por su padre soltero, tomó la decisión de dejar el colegio para dedicarse de lleno a los e-Sports, aunque siempre ha mencionado que los retomará cuando se retire. 

Su aventura tuvo resultados inmediatos, en 2013, con apenas 17 años, fue contratado por su actual equipo y consiguió el primer campeonato mundial de tres que posee en su carta de presentación. Y como si fuera poco, registra el récord como el jugador con más LCK (League of Legends Champions Korea) en sus manos, nueve para ser exactos.

Junto con los títulos llegan los ingresos y a este joven gamer no le hacen falta: ha sido imagen de marcas de helados en Asia hasta de grandes multinacionales electrónicas. Faker pudo generar dinero con cualquier cosa que haga, sin embargo, a pesar de tener un sueldo aproximado de $ 4 millones de dólares anuales según el exjugador surcoreano de Starcraft y actual personalidad de televisión Hong 'YellOw' Jin-ho, sus padres administran su fortuna. Según fuentes cercanas al jugador, recibe mensualmente $ 178.

A pesar de la euforia que genera cuando compite frente a miles de millones de aficionados a League of Legends, Faker es una persona bastante reservada, según confesó su propia tía. Algunos llegan a pensar que es mudo. Increíble, pero cierto.

Toda la carrera deportiva del jugador asiático se ha desarrollado en el equipo SKT T1, lugar donde conquistó victorias inmejorables y donde también aprendió de las derrotas más complicadas de su vida.

Rara vez gasto dinero. Mis padres se encargan de mis financias. Me sentiré bien si queda mucho dinero en el banco cuando me retire, porque lo necesitaré para lo que quiera hacer en el futuro.

Faker, en entrevista con el medio surcoreano Inven Global
straight

Straight, el gamer ecuatoriano que triunfa en Latinoamérica

Leer más

Por esa razón, Faker se convirtió a mediados de febrero de este 2020 en uno de los copropietarios del equipo que lo vio nacer. De esta manera se asegura un puesto en el SKT T1 luego de la jubilación deportiva, que aún está lejos.

"Me honra convertirme en copropietario de T1, estoy deseando trabajar con el equipo directivo más allá de mi carrera como jugador. Amo este equipo y estoy orgulloso de ayudar a construir el futuro de la organización", expresó Faker, quien hasta entonces había invertido únicamente en un departamento para sus padres.

La versión más humana del prodigio surcoreano

Acostumbrados a ver a un Faker imponente y determinante al momento de definir series mundiales, en la segunda mitad de 2017 los aficionados pudieron contemplar su lado más humano, luego de SKT T1 perdiera la final de los Worlds ante Samsung Galaxy. ¿La imagen del certamen? Un surcoreano devastado sin poder contener sus lágrimas.

"Para casi todo el mundo pareceré una persona fuera de lo común. Estoy bastante seguro de que el resto de jugadores profesionales se sienten de la misma forma. Siempre me esfuerzo para mantenerme dentro de las reglas y límites establecidos", reflexionó Faker sobre aquella derrota, en una entrevista con el medio surcoreano Inven Global. "No obstante, a veces me duermo y a menudo llego tarde al trabajo. (Risas) Además, a veces maldigo, no demasiado, pero últimamente lo he estado haciendo (risas)", agregó en aquella ocasión.