Ciencia y Tecnologia

5 consejos para una vida más plena

No importa qué digan los manuales de motivación, no se puede lograr todo y tampoco es sano desear todo.

Pareja conversa y se muestra feliz
Sí es posible, pese a las dificultades, vivir felizPixabay

No hay una fórmula mágica. La satisfacción personal es un ejercicio diario que requiere esfuerzos y que no se logra de la noche a la mañana. Alcanzar el bienestar emocional exige que prioricemos lo realmente importante y tengamos en cuenta que a veces, sin importar lo que hagamos, podemos fallar. En Mente Positiva tratamos de ayudar en todo ese proceso.

Hoy más que nunca, al estar rodeados de una pandemia y de una crisis económica general, es necesario que recordemos cuáles son nuestras prioridades y hacia donde queremos encaminar nuestra vida.

Como dije antes, no existe una fórmula mágica pero si hay atajos que podemos seguir para alcanzar y mantener el bienestar en cada día. La corriente filosófica del estoicismo presenta cinco de estos atajos que podrían, y deberían, seguirse a diario para vivir satisfechos y felices. ¿Quién no querría algo así?

  • Deja de preocuparte por lo que no puedes controlar

Como se ha dicho antes en este espacio, el ser humano es 10 % lo que sucede y 90 % como reacciona a esos sucesos. Si tu entorno, el ánimo de quienes te rodean, el clima, la economía nacional y el tráfico no dependen de ti, ¿por qué preocuparte por eso?

  • Enfócate en lo que puedes controlar

La ventaja de dejar de pensar en eso que no puedes controlar es que tu mente podrá centrarse en lo que si puedes cambiar: tu postura frente a los hechos. Si dejas de enojarte o entristecerte por lo exterior, lo interior tendrá más calma. Más paz.

  • Recuerda que, aunque no nos guste, todos vamos a morir

Es una de las posturas más duras del estoicismo pero, a la vez, es una de las más efectivas. Recordar que lo único seguro que existe en la vida es que llegará a su fin permite que disfrutemos cada día que tenemos. No vale la pena amargarse días o semanas enteras cuando nuestro tiempo en la tierra es limitado.

  • Desea menos

La premisa es sencilla. El pensador Séneca recordaba que es imposible que un ser humano pueda poseer todo lo que desea. No importa que digan los manuales de motivación, no se puede lograr todo y tampoco es sano desear todo. Si nos mantenemos sensatos con nuestras aspiraciones y motivaciones -que no significa ser mediocres- podremos tener calma y disfrutar de cada logro alcanzado.

  • La vida es sencilla, no la compliques

La ambición y el deseo de más y más, una forma de vida muy común en el sistema económico actual, pueden ser una trampa hacia la desdicha. Quién más tiene, más quiere y eso implica caer en una espiral eterna. Si, por el contrario, simplificamos nuestros deseos y aprendemos a valorar lo que tenemos, la satisfacción y plenitud llegarán casi de inmediato.