Buenavida

Los vacacionales benefician a tu hijo

No veas este periodo como un ‘desperdicio’ de dinero o tiempo, pues en ellos traen grandes ganancias para sus pequeños.

danza y teatro
En los vacacionales tenemos la oportunidad de potencializar las habilidades y talentos de los niños.Cortesía

Después de un largo año lectivo, sus hijos han pasado por una fase de exigencias y metas por alcanzar, pero llegó el momento de descansar de esa rutina y qué mejor que hacerlo con un vacacional, un curso en el que viva otro ambiente, conozca nuevos amigos, realice actividad física, aprenda a escuchar, esperar turnos, resolver problemas, compartir y más, sugiere Maité Piedra, psicopedagoga y máster en Neuropsicología y Educación.

peluche

Mi hijo no suelta su peluche, ¿eso es malo?

Leer más

La más beneficiada es la autoestima de sus hijos, pues esta aumenta con la relación social que experimenta, la cual ayuda a adquirir diversos aprendizajes, señala Paulina Montalván, de la Unidad Educativa Particular Bilingüe Ecomundo.

Las vacaciones son el periodo en el que se puede invertir para aprender de forma diferente, sobre temas fuera del currículum escolar. Se debe dedicar más tiempo a las actividades netamente prácticas y, de ser posible al aire libre, recomienda Marcela Doylet, coordinadora de International Language Academy y vacacional en inglés. 

Opciones según edades

  • De 3 a 6 años: Pueden tomar clases de pintura, música, cuentacuentos, baile, juegos lúdicos, idiomas, manualidades. Con eso se desarrolla la motricidad fina, las destrezas del lenguaje y habilidades sociales.
  • De 6 a 12 años: La elaboración de historietas, lectura interactiva, computación, robótica, espacio maker (espacios de construcción), jardinería, cocina, escritura creativa, teatro y deportes. Se potencia la creatividad, pensamiento crítico, trabajo en equipo, apreciación de la lectura, habilidades motrices avanzadas y resiliencia.
  • De 12 años en adelante: Fotografía, aprendizaje y movimiento, cocina, jardinería, turismo de aventura, cine, robótica, computación, baile y teatro. Las ventajas son iguales a las del grupo anterior. 

Fundamental

obesidad

¿Ver televisión incide en la obesidad infantil?

Leer más

  • Sin estrés. Que el vacacional no sea una fuente de estrés para el niño ni para los padres.
  • Muéstrale tres opciones y escucha la opinión del menor. Recuerda que es él quien tomará el curso y que las vacaciones son para disfrutar. Tu pequeño te lo agradecerá. 
  • El aprendizaje de otro idioma es indispensable en la formación de un alumno. Y la época de vacaciones es un buen momento para introducirlo en uno nuevo.
  • Procura que no sea tan lejos de casa, en caso de alguna eventualidad.
  • Haz repaso de los conceptos más importantes del año anterior, un par de semanas antes de iniciar el nuevo lectivo, pero que sea con actividades dinámicas y no todo el día. Y no dejar de lado la lectura, especialmente la placentera.

Interrogantes a considerar

  1. ¿Desde qué edad inscribirlos? Desde los 3 o 4 años de edad, hasta la secundaria.
  2. ¿En uno o dos vacacionales? Según el tipo de programa del curso. Si es diario y de muchas horas, con uno basta, sugiere Marcela Doylet, aunque dice que también se podría combinar dos o tres, pero que estos requieran pocas horas. Asimismo hace hincapié en el tiempo libre, y lo importante que es para los chicos que descansen y socialicen con la familia y amigos. El ocio y tiempo libre favorecen a la imaginación, introspección y creatividad.
  3. ¿Y si se quiere quedar en casa? Anímelo a que salga de ella. En estos talleres se potencializa su energía, destrezas y habilidades, y no ir es desaprovechar la oportunidad. Pero si se queda en casa, que se levante temprano, esté en actividad y tenga responsabilidades.