Trabajo

La tenacidad feminista de Cristina Páez

Su fuerte personalidad refleja su pasión por el trabajo y el ímpetu por lograr que Ecuador sea un país con equidad de género.

VANESSA TAPIA  Actualizado 29/09/2019 01:00  “Los reconocimientos son buenos siempre y cuando no hagas las cosas únicamente para conseguirlos”
VANESSA TAPIA Actualizado 29/09/2019 01:00 “Los reconocimientos son buenos siempre y cuando no hagas las cosas únicamente para conseguirlos”CORTESÍA JOSHUA DEGEL

No usa trajes negros para encajar en un mundo profesional en el que predominan los hombres. Su misión es impulsar a las mujeres a que pertenezcan a las mesas gerenciales de las grandes empresas del país, para que así, “sean las voces del género femenino y puedan generar cambios al sistema patriarcal”. Ella es la empresaria María Cristina Páez Carrillo, una de las líderes en Ecuador de la multinacional francesa Ipsos (dedicada a la investigación de mercados), y única mujer miembro del directorio de la Cámara de Comercio de Guayaquil.

Cristina Páez 2
Máster en Administración de Empresas.Cortesía Joshua Degel

Sus primeros pasos

Cristina resalta que en su hogar desde niña, tuvo grandes ejemplos de perseverancia, provenientes de sus abuelas y madre, mujeres que se prepararon y ejercieron sus carreras. “Me ayudó a entender que podía desarrollarme profesionalmente, ser esposa y una mamá extraordinaria al mismo tiempo”, recalca.

Ya en su adolescencia, recuerda tener claro que iba a trabajar dentro del ámbito corporativo y a los 18 años, al obtener una beca de estudios en Hospitality Management, se mudó a Estados Unidos para iniciar su futuro profesional. Pero el destino tenía algo distinto preparado para ella, luego de dos años, decidió ir a vivir a New Orleans para estudiar Administración de Empresas en la Universidad de Loyola. Todo iba bien, mas... la crisis bancaria en Ecuador apareció, y recibió la llamada de sus padres dándole la noticia de que no podían seguir pagando sus estudios fuera del país.

¿Qué hizo? Inmediatamente buscó trabajo y el único puesto que encontró fue el de housekeeping (limpieza doméstica) en una cadena internacional de hoteles. “Fueron lecciones de crecimiento y valoración del trabajo porque no importa lo que hagas, siempre debes actuar con excelencia y verlo como una etapa que te llevará a otra mejor”. Al poco tiempo, su gran dedicación fue reconocida por sus superiores, y logró ascender rápidamente a otros cargos. Luego de cuatro años (cuando tenía 23) la nombraron gerente en una de las áreas del hotel. Así se convirtió en la persona más joven del negocio en conseguir ese cargo. “Mis padres estaban muy orgullosos. Estudiaba en las mañanas y trabajaba hasta las once de la noche”, recuerda.

La llegada de Katrina

Sin embargo, otro suceso repentino llegó a la vida de Cristina, el paso del huracán Katrina arrasó con gran parte de la ciudad, y perdió todas sus posesiones. Decide regresar a Ecuador solamente con una mochila y su pasaporte en mano. ¿El mayor aprendizaje de esa experiencia? “Me enseñó a madurar y la importancia del desapego a las cosas materiales”, afirma con una amplia sonrisa.

38573364940_c987e3fbd7_z
Cristina en una de sus charlas.Cortesía

En casa

Al retornar a Ecuador, inició su camino laboral dentro de la empresa familiar de su mamá (Consultor Apoyo). Concluyó su carrera universitaria en Marketing y Publicidad e hizo un máster en Administración de Empresas. Su tesis de posgrado la llevó en el 2009 a Ginebra como finalista mundial representando a Latinoamérica en un concurso promovido por la organización internacional de investigación de mercado Esomar.

Por ese logro, el mismo año fue invitada a formar parte del Directorio Junior de la Cámara de Comercio de Guayaquil y, hasta el día de hoy, es la única mujer (de 25 personas) que integra el directorio general de la institución. Además, la empresa familiar se expandió y gracias a su trabajo y el de su equipo, ahora se fusionó con la multinacional francesa Ipsos.

Filosofía de vida

En el país, el 50 % de la fuerza laboral es femenina. Sin embargo, Cristina acentúa que hay pocas mujeres ocupando cargos directivos o gerenciales. Para ella, esa es una problemática latente en Ecuador “causada por el sistema patriarcal o creencias limitantes que estipulan debe escogerse entre la maternidad o desarrollarse profesionalmente”. Y para erradicarla, sostiene que es un deber por parte de este grupo: luchar porque esa desigualdad disminuya y así, “facilitar la vida a las niñas que vienen detrás nuestro”.

Por eso, constantemente forma parte de foros y charlas en donde expone su visión y anima a las más jóvenes a trabajar por este cambio. Sin dubitar, afirma que su mayor deseo es seguir aportando en la construcción de un comercio libre sin ineficiencias en el país y no parará hasta que sus hijos “tengan un presente en el que hombres y mujeres tengan la equidad de derechos y oportunidades en todos los ámbitos”.

Personal

-Nació en Guayaquil, tiene 37 años.

-Habla inglés y francés.

-Máster en Administración de Empresas.

-Miembro del directorio de la Cámara de Comercio de Guayaquil.

-Admira a su mamá (Julia Elena Carrillo) y a Michelle Obama.

-“Los reconocimientos son buenos siempre y cuando no hagas las cosas únicamente para conseguirlos”.

Cristina Páez
Premio de la organización WEE Global Live (proyecto de ONU Mujeres).Cortesía