Salud

Cuidado con el humo y los estruendos

El ruido de explosivos afecta la audición y causa estrés. La piel también se ve afectada por la quema de monigotes.

Monigotes
Varias son las afecciones que pueden generarse con la quema de monigotes. La recomendación es mientras más lejos, más protegido está.Archivo Expreso

Son las 24:00 y encienden el monigote lleno de petardos. La gente se felicita, pero el ruido no deja oír los buenos deseos. ¿Le es común la escena? Sí, es parte de la tradición, que de no hacerse con precaución afecta a los oídos, la piel y la psiquis. Expertos lo confirman y recomiendan qué hacer.

Ojo con la piel

Este órgano, el más grande del cuerpo, es la primera línea de defensa ante los agentes agresores externos, sean químicos o físicos. En el caso del humo o la ceniza de la quema de años viejos (en su elaboración se usan pinturas, pegamentos y productos derivados de hidrocarburos), estos penetran en estratos profundos de la piel, causando reacciones alérgicas. También obstruyen los poros, creando un ambiente ideal para el surgimiento del acné. Altera la composición del sebo, aumentando la secreción del mismo, disminuyendo la vitamina E con el incremento de la producción de radicales libres y oxidación. Y aunque no se note en el momento, el envejecimiento prematuro es otra de sus consecuencias, afirma la dermatóloga Blanca Almeida, quien indica que lo ideal es no acercarse. Pero en caso de hacerlo, use ropa que lo cubra, como camisas mangas largas y pantalones, utilice pañuelos para cubrirse y apenas termine la quema límpiese la cara con paños húmedos, lávese las manos, etc. 

Proteja sus oídos

¿Sabía que dentro del oído hay músculos? Sí, y cuando un sonido supera los 70-75 decibeles estos se contraen e impiden el paso del sonido. Es una forma de protección innata. Pero la naturaleza no contó con creaciones humanas como camaretas y pirotecnia, de 140-160 decibeles (como promedio), más que un taladro. Hay casos que lamentablemente son irreversibles. Esto se da cuando los daños son en el oído interno, explica el doctor Humberto Espinoza, otorrinolaringólogo, quien sostiene que una detonación puede perforar el tímpano y hacer sangrar el oído. “La audición se pierde, pero es recuperable si el oído interno no es afectado. Algunas perforaciones de tímpano se cierran solas, otras requieren cirugía de reconstrucción, si la parte interna no ha sido perjudicada. Una timpanoplastia puede costar de 4 a 6 mil dólares, depende del caso”, precisa el médico. Cualquier persona puede perder su audición temporal o definitivamente. Por eso el experto recomienda que mientras más lejos, más protección, ya que ponerse algodón o cauchos en nada ayuda. Aconseja no aplicar agua salina, ni ningún otro componente dentro del oído. Un buen lugar para ver la quema de monigotes son los balcones. Espinoza hace hincapié en que pacientes con enfermedades de oído (otitis, tinnitus, etc.) o traumas acústicos no deben presenciar la quema. Asimismo, asegura que durante las dos primeras semanas de enero de cada año recibe cerca de 15 pacientes con problemas auditivos por la quema de años viejos. Por lo general, son hombres de 20 a 45 años.

Fiesta estresante

El ruido estridente trae efectos psicológicos como altos niveles de ansiedad, depresión, fatiga, pérdida de capacidad de reacción y comunicación, estrés, irritabilidad, entre otros trastornos emocionales, revela José Antonio Ramírez, psicólogo clínico experto en estrés. “Los niños que todavía no tienen consolidada el habla para manifestar su incomodidad ante esa realidad, se expresan a través del llanto, intranquilidad, terrores nocturnos y retroceso en áreas consolidadas como el control de los esfínteres. Si no les gusta la quema, no los exponga”, finaliza el especialista.

Altos niveles de ansiedad, depresión, fatiga, pérdida de capacidad de reacción y comunicación, estrés, irritabilidad, entre otros trastornos emocionales se pueden presentar.

José Antonio Ramírez, psicólogo clínico.
Imagen sdg

Cuidado con las quemaduras

Leer más