Un programa solidario para luchar contra la desnutrición

  Buenavida

Un programa solidario para luchar contra la desnutrición

Acorvol concluye su plan piloto dirigido a adolescentes y jóvenes embarazadas. Busca fondos para entrar en una segunda etapa de este proyecto social

Proyecto
El proyecto se centró en educar a las futuras madres y enseñarles sobre salud, nutrición y bienestar familiar.Cortesía

Lo que nació hace un poco más de tres meses como un plan piloto que buscaba combatir la desnutrición prevé ahora convertirse en un proyecto a largo plazo.

La Asociación Coordinadora del Voluntariado del Guayas (Acorvol) cierra su primera etapa en la que 50 adolescentes y jóvenes embarazadas aprendieron sobre salud, nutrición, valores y bienestar familiar.

María Delia García, vicepresidenta de la institución, está complacida con lo conseguido hasta el momento, pues se logró hacer que este grupo de chicas tome conciencia sobre los riesgos que enfrentan y la importancia de acudir a los controles médicos mensuales.

Parte importante de la capacitación se centró en la correcta alimentación durante el período de gestación y en fortalecer el estado emocional de las embarazadas y sus familiares, además de hablar del daño que implica el consumo y abuso de drogas y alcohol.

Fundación

Con los postres buscan un nuevo rumbo

Leer más

Por ello, el proyecto denominado ‘Luchemos por un Ecuador sin desnutrición’ está en la búsqueda de fondos para entrar en una siguiente fase.

Las capacitaciones, que se llevaron a cabo en la Fundación Más que Vencedores, situada en el Guasmo Norte, contaron con el apoyo, como aliado estratégico, de la Fundación Estuardo Quirola y como socios para el desarrollo del proyecto con la Federación Ecuatoriana de Trabajo Voluntario (FETV), la Universidad Espíritu Santo (UEES), Balance Med-Nutricionistas y Vitasanus-Banco de Medicinas.

El doctor Carlos Julio Arreaga, quien formó parte del proyecto, explica que se abordó sobre planificación familiar, salud sexual y derechos reproductivos, además de despejar las dudas sobre el trabajo de parto y hablar de la cesárea.

La psicóloga clínica Gloria Montero dice que las participantes estaban muy abiertas a aprender, algo que evidenció cuando habló de la construcción del niño a través del lenguaje de la madre.

Las participantes recibieron evaluaciones nutricionales y conocieron acerca de la importancia de la lactancia materna.

Proyecto
Además de las charlas, las jóvenes acudieron a controles mensuales.Cortesía

  • Un impulso para que emprendan

En julio pasado, Acorvol inició un nuevo proyecto al que llamó ‘Las barracas solidarias’. En ese entonces buscaba celebrar a la ciudad y, a su vez, apoyar los emprendimientos de mujeres beneficiarias de las fundaciones.

Debido a su acogida, el programa se repitió y se realizó un domingo de cada mes. Como resultado, varias de las participantes continúan con los pequeños negocios en sus sectores, colaborando en la economía familiar. El próximo año se prevé retomar la iniciativa.