María José Sevilla: Una mujer de mundo

  Buenavida

María José Sevilla: Una mujer de mundo

Psicóloga y activista social, sus metas se concentran en erradicar el abuso y el maltrato contra la población más vulnerable del país: los niños.

María José Sevilla
Tiene 48 años y es Psicóloga clínica.Karyna Defas

Vivió el derrocamiento de Jean-Claude Duvalier, extinto dictador de Haití (1986), y también el comunismo de Checoslovaquia, antes de dividirse en República Checa y Eslovaquia, momentos históricos que recuerda con gran impresión en su memoria, en un largo periplo por el mundo, que la marcaron desde el principio de su historia, pues, siendo hija de diplomáticos, nació en Nueva York, donde su única hermana decidió establecerse más adelante, por lo que sigue siendo un destino de unión familiar. 

El recorrido continuó en varios países en los que vivió, siempre llorando al partir: Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Austria, Checoslovaquia y, más adelante, Bélgica, entre otros. En Salzburgo, incluso, estudió en un internado (a los 12 años), y en Lovaina hizo su maestría como psicóloga clínica. 

Luego trabajó en hospitales públicos de Buenos Aires y Madrid, ejerciendo plenamente su profesión. Pero su afán de conocer más culturas y religiones, la llevó a viajar sola por Israel, India, Tailandia y Marruecos. Imborrables vivencias que absorbió con gratitud y con una mirada amplia sobre las distintas realidades sociopolíticas y económicas de las que fue testigo, lo que creó en María José un pensamiento crítico frente a la realidad que la rodea. 

Por ello, y con razón, se considera ‘una mujer de mundo’. “La ventaja de tener la vida que viví es que tengo amigos regados por todos lados, y he querido quedarme en cada país que viví”.

Pero un día se cansó de hacer maletas y decidió echar raíces. “Quería vivir y trabajar en mi país, porque siempre soñé con volver. Eso se los debo a mis padres, que siempre nos inculcaron el amor por Ecuador y por nuestra familia extendida”.

María José Sevilla
María José Sevilla junto a su familiaKaryna Defas

Hacia un nuevo rumbo

Y la experiencia superó toda expectativa, pues no solo se casó y formó un hogar en Ecuador, sino que María José marcó un camino en el activismo social, pues luego de trabajar durante una década en un colegio bilingüe y en una universidad, conoció la realidad que se colaba dentro de las escuelas públicas y de las familias de bajos recursos en el país cuando trabajó en ‘Arteducarte’. 

“El impacto cambió el rumbo de mi vida, al conocer las alarmantes cifras de maltrato y abuso infantil (1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños son abusados sexualmente en el país, y el 93 % atacados por personas cercanas a su entorno)”.

Empezó así la más temeraria aventura de su vida, al crear la Fundación Azulado junto a dos amigas que comparten la misma visión y metas, Michele Grunauer y Paulina Ponce, de quien dice se ha dedicado ‘con alma y vida’ a la prevención del maltrato infantil, siendo su directora. “La mayoría de logros se los debemos a ella”, afirma María José, quien añade que, tras ocho años de labor ardua y responsable, se ha logrado capacitar a miles de niños y profesores de escuelas públicas, así como a padres de familia, en una red de trabajo que abarca a centros educativos por todo Pichincha, Cuenca y Manabí, con el apoyo de psicólogas y un grupo grande de voluntarias que dedican su tiempo a esta entidad. 

“Hemos llegado a casi 30 mil niños y sus familias, y pronto llegaremos a Galápagos. Ahora, nuestro gran sueño es crecer y llegar a más escuelas y familias a nivel nacional. Queremos tener una sede en Guayaquil y desde ahí poder atender a toda la Costa, porque conforme se multiplique el trabajo lograremos reducir las cifras de este gran problema que afecta al país”.

La parte medular de la Fundación se centra en la prevención, por tal razón se creó el programa ‘Mi escudo’, un kit lúdico (el primero en Latinoamérica, con eficacia científicamente comprobada) que se imparte en escuelas públicas y también en varias privadas, donde se capacita a los profesores para que ellos lo repliquen a sus estudiantes, bajo la tutela de la organización, la misma que se financia gracias a donaciones a nivel privado y de gente generosa que siempre apoya la obra. 

“Buscamos permanentemente financiamiento a través de la empresa privada, con sus programas de Responsabilidad Social. También tenemos voluntariados corporativos y gente comprometida que nos apoya de forma particular. Al mismo tiempo, organizamos eventos para recaudar fondos, como nuestra ya conocida carrera ‘Pasos seguros’, donde corren juntos padres e hijos”.

Y en esta gran cruzada que busca proteger a los niños del Ecuador, María José, a la par de su consulta privada, trabaja todos los lunes en una escuelita de escasos recursos, dando talleres a los niños, profesores y padres de familia, comprometida hasta la médula con esta bandera de ayuda social que es parte intrínseca de su vida.

María José Sevilla
María José Sevilla e hijos: Eva, de 8, y los mellizos Tiago y Bianca, de 5.Karyna Defas

Mujer, esposa y madre

Admite no saber cocinar, ni ser fan de las tareas del hogar, pero ha hallado el equilibrio ideal junto a su esposo, de origen sueco-mexicano, Peter Rodholm, con quien ha formado un sólido hogar con tres bellos hijos: Eva, de 8 años, y los mellizos Tiago y Bianca, de 5. No son como los demás niños, dice. “No les interesan los superhéroes ni las princesas, sino los dinosaurios, los bichos y los reptiles. Me encanta que vivan experiencias diferentes y enseñarles el mundo, pero sobre todo, lo que quiero es darles el ejemplo de trabajar en causas que puedan cambiar el mundo”. 

Mientras tanto, valora estar cerca de su abuela materna, quien cumplirá pronto cien años. “Me encanta dormir en su casa y escuchar las historias de su vida con un café. Eso no lo cambio por nada”.

Personal

- Edad: 48 años.

- Profesión: Psicóloga clínica.

- Creadora de Fundación Azulado.

- Casada con Peter Rodholm.

- Hijos: Eva, de 8, y los mellizos Tiago y Bianca, de 5.

“Mi esposo es un ser humano muy especial, me ha enseñado que en la vida no hay que hacerse problema por nada. Tiene sangre liviana y eso me da estabilidad”.María José Sevilla
Foto de Sistema Granas(30722518)

Daniela Hill: su hogar es el mar

Leer más