Buenavida

Una fundación convierte las casas de los niños en canchas

Fútbol Más Ecuador ideó otra manera de seguir los entrenamientos en tiempos de pandemia.  Lidera también una campaña por los derechos de los niños

Derechos
Los niños de la fundación recibieron los primeros libros impresos en los que se difunden sus valores.Cortesía

Los cerca de 300 niños que recibían entrenamiento de la fundación Fútbol Más Ecuador en los sectores San Francisco, Socio Vivienda 2, Monte Sinaí y Flor de Bastión, en Guayaquil, no han podido volver a las canchas desde que empezó la pandemia de COVID-19. Los voluntarios sabían que debían ingeniarse la manera de no perder ese contacto que permite convertir al deporte en un aliado para la transformación social, pues además de jugar, los chicos allí aprenden valores y conocen sus derechos.

Ese espacio en el que no hay tarjetas rojas ni amarillas, pues son reemplazadas por las verdes (que valoran las actividades positivas) y las azules (para identificar los aspectos en que se puede mejorar) debía adaptarse a las nuevas reglas. Pensaron entonces en dar vida al proyecto ‘#MicasaMicancha’.

La idea era lograr que desde sus hogares los chicos no solo pudieran entrenar sino ir aplicando nuevos valores, que ayudaran en las tareas del hogar y que tuvieran una tarjeta verde, por ejemplo, cada vez que cumplieran con sus deberes escolares. YouTube se convirtió en su primer aliado para llegar a ellos. Grabaron videos de fútbol, les enseñaron a armar una pelota casera, a delimitar su área de juegos con banderines hechos en papel y a cómo ganarle el partido a la COVID-19. Y aunque estaba dando resultado, se dieron cuenta de que no podían llegar a todos.

Teatro

Títeres y magia virtual llegarán a los albergues y a los hospitales

Leer más

Muchos de los chicos, al ser de sectores de extrema pobreza, no tenían acceso a esos videos, así que ahora piensan en cómo podrán hacer para acercarse a ellos. Lo harán imprimiendo los pasos del entrenamiento y luego irán casa por casa, cada semana, monitoreando los avances, pues al menos hasta agosto no podrían volver a las canchas, dice Chiara Elena Barile, coordinadora social territorial de la fundación.

Derechos
Las publicaciones incluyen juegos para todas las edades.Cortesía

Una de las partes más importantes de este proceso es la elaboración de un libro, con el apoyo de Misión Alianza, que trabaja en la difusión de los derechos de los niños y niñas de manera didáctica y entretenida. Aquí nuevamente tenían el problema de que si lo enviaban de manera virtual, no estaría al alcance de todos, así que el ingenio les permitió encontrar una alternativa.

Necesitaban dinero para imprimir y decidieron entonces iniciar una campaña en la que cada persona que quisiera colaborar, comprara en dos dólares un libro virtual y con ese dinero podrían imprimir uno para un niño de escasos recursos. Ya entregaron la primera tanda, que fue de 300 ejemplares.

Fundación

El riesgo de cierre ronda a la Casa del Hombre Doliente

Leer más

Van ahora por una segunda etapa y no solo quieren llegar a los niños que son parte de la fundación sino a todos cuantos puedan para que conozcan sus derechos y los hagan respetar. Por eso en los libros se puede ver juegos para colorear, unir puntos o completar, pero también mensajes que tienen que ver con el derecho a la vida, a la identidad, al interés superior del niño y a ser escuchado.

Fundación
En YouTube los voluntarios muestran tips de entrenamientos y cómo hacer una pelota en casa.Cortesía

Y en esta línea de enseñar fútbol con valores también se prepara la Liga virtual, en la que cada barrio enviará historias en la que están involucrados los líderes y lideresas.

Los voluntarios no quieren parar su labor. Están convencidos de que en tiempos de pandemia es cuando los chicos necesitan aún más de un espacio de entrenamiento, de juegos y de recreación.

La fundación

Fútbol Más nació en Chile hace más de una década y llegó a Ecuador hace seis años. Empezó en el barrio San Francisco, que ahora es una comunidad autónoma donde se realizan los entrenamientos.

La campaña para la donación de libros no tiene límites. Queremos llegar a la mayor cantidad de niños y que las familias conozcan estos derechos y los hagan valer.

Chiara Elena Barile, coordinadora

Colaborar como voluntario en la elaboración del libro fue muy satisfactorio, es importante devolver a la sociedad un poco de lo que hemos recibido como individuos.

Marco Tomalá, voluntario