Buenavida

La fundación Lucky busca terreno para llevar a sus 570 animales

La agrupación animalista debe abandonar el espacio que ahora ocupa, pues fue vendido Inició una campaña de recaudación para comprar una hectárea

Fundación
La fundación busca un nuevo espacio para poder trasladar a sus rescatados.Cortesía

El plazo corre y la Fundación Lucky, que acoge a 570 animales, deberá buscar un nuevo espacio para cuidar de sus rescatados.

En febrero tendrán que dejar el lugar que les habían alquilado en Quito, pues pasó a manos de nuevos dueños. Y aunque ellos les extendieron el plazo para mudarse, no ha sido fácil, pues la pandemia también complicó la situación.

Los voluntarios buscan ahora un refugio definitivo para no tener que llevar de un lado a otro a sus perros y gatos. También tienen conejos, una cabra, un cuy y una vaca.

Rescatado

Un refugio que nació tras el rescate de Guapo

Leer más

Para cumplir su objetivo, la agrupación animalista inició hace poco una campaña en la plataforma Gofundme para la recaudación internacional de fondos que le permitan conseguir esa hectárea que necesitan y levantar las áreas para ubicar a los rescatados.

No solo esperan que el dinero llegue de esas donaciones a través de la plataforma. Los voluntarios venden productos y alimentos, además de rifas. Es una tarea complicada, pues deben juntar también fondos para el día a día, para pagar la hospitalización de algunos de los animales y para la alimentación. Para dar de comer a los perros se necesita de siete quintales de avena, de tres de fideo y de medio quintal de lenteja al día.

Mascotas
La agrupación animalista también requiere fondos para la alimentación de los peludos.Cortesía

María Alejandra Reyes es quien junto a su madre Giovanna Celi lidera la iniciativa. No quieren que los animales se queden sin hogar, pues dicen no hay institución que pueda encargarse de tantos rescatados en caso de que ellos no encuentren un espacio.

Recuerdan que su labor animalista comenzó hace 15 años, pero fue hace tres cuando se constituyeron como una fundación, a la que bautizaron como Lucky. Así la llamaron en honor a un perro que los acompañó hasta el año pasado y que se convirtió en el más querido por quienes visitaban el refugio y se fotografiaban con él.

Lucky era para ellos un ejemplo de lucha. Sobrevivió al maltrato: le habían roto la mandíbula y la nariz, se alimentaba por sonda, le dio moquillo... Se recuperó, pero con el tiempo sufrió de un tumor que acabó con su vida.

Gatos

Un refugio especializado en gatos recién nacidos

Leer más

Hoy, Luz es uno de esos animales que llevan a cuestas una historia dolorosa. “La quisieron quemar un 31 de diciembre junto a los años viejos. Tenía el 80 % del cuerpo con quemaduras de tercer grado”, recuerda. Le costó volver a confiar en la gente, pero hoy es una perra feliz”, dice.

En el refugio también vive Machetita, que se salvó de un machetazo, y Florencia, una vaca de tres patas a la que sus dueños no querían curar. “No la quisieron regalar y tuvimos que comprarla al mismo precio que la vendían en salchicha (108 dólares)”, cuenta.

Fundación
Florencia es una vaca a la que los voluntarios salvaron de morir. Tiene tres patas.Cortesía

Y así hay más casos de animales rescatados del maltrato, de violaciones, sin una pata o un ojo. Para ellos quieren hallar un hogar definitivo.

Adopción

El año pasado, cuando se conoció que la fundación debía abandonar el lugar, se acercaron personas a adoptar. Más de 140 animales adultos y 60 cachorros encontraron hogar.

Fundación
La fundación mantiene una campaña de recaudación en Gofundme.Cortesía