Buenavida

Depender emocionalmente de los amigos puede ser daniño

La baja autoestima puede ocasionar esta conducta. El psicólogo Samuel Merlano da consejos para evitarla.

Dependencia emocional
Los adolescentes son más propensos a tener dependencia emocional con las amistades.shutterstock

La dependencia emocional es un estado psicológico que puede presentarse no solamente en las relaciones amorosas, sino también con los padres y amigos. Al hablar de la dependencia con las amistades, el psicólogo Samuel Merlano explica que este comportamiento  se presenta con mayor frecuencia en la adolescencia.

“Es en esa etapa cuando los jóvenes pueden llegar a sentir miedo por su futuro, no tienen una buena relación con sus padres y generalmente no tienen pareja amorosa. Por eso, al conseguir un amigo generoso, se les hace difícil alejarse de ellos ya que encuentran un refugio y compañía leal”, dice el experto.

Cómo identificarlo

Merlano comenta que los dependientes con sus amistades usualmente desean que la otra persona les escriba o llame constantemente para saber cómo se encuentran y al recibir atención, se sienten instantáneamente felices. “Si su amigo no lo hace, comienzan a tener estrés, enojo, resentimiento o hasta celos al pensar que podría estar compartiendo su tiempo con alguien más. Incluso llegar a sentirse dueño del tiempo de su amigo al querer controlarlo”, resalta.

Mientras que quien tiene ese amigo dependiente emocionalmente de él o ella, comenzaría a perder su autonomía al punto de no compartir más con otras personas (como sus familiares). A largo plazo, también existe una molestia consigo mismo porque deja a un lado sus propias necesidades “por querer complacer al otro (a)”.

¿Por qué ocurre?

Una de las principales causas por las que alguien genera dependencia emocional hacia una pareja, amigo u otra persona, es por falta de amor propio y baja autoestima. “Su comportamiento es una máscara para ocultar esa inseguridad y en lugar de resolver ese problema, busca un soporte en el otro para que supla todas sus carencias emocionales”, añade.

¿Qué recomienda el psicólogo Merlano? Reforzar la autoestima, sanar las inseguridades y  atreverse a realizar actividades sin compañía. “Las personas deben aprender a sentirse bien solas. De lo contrario, siempre van a buscar a alguien que llene el vacío emocional y esto se puede convertir en un problema patológico.

Generación Z

La generación Z y la obsesión con los ‘likes’

Leer más

Riesgos

Si se mantiene a largo plazo este tipo de relacionamiento existiría una mala comunicación, aumentan las peleas y existiría el riesgo de agresiones verbales o físicas. Además, Merlano advierte que “el dependiente emocional hasta podría llegar a sentirse dueño de la otra persona y normalizar su comportamiento”.

Qué hacer

Si usted identifica que tiene un amigo (a) con este comportamiento, lo primero que recomienda el experto es conversar y explicarle cómo se siente. “Desahogarse y exteriorizar todas sus emociones es clave para que el otro se de cuenta en lo que está fallando y mejorar la relación. Es posible que el dependiente emocional se ponga a la defensiva o se enoje, pero lo importante es afrontar la situación y priorizar su salud mental”, asiente.