Buenavida

Coronavirus en Ecuador: Un SOS en redes salvó a las mascotas

Una perrita, dos gatos y dos pajaritos quedaron encerrados en una casa tras la muerte de sus dueñas. Una campaña en Twitter logró su rescate.

historia2
Moa fue rescatada. Quedó encerrada en casa tras la muerte de su dueña, junto a otro gato, una perrita y dos pajaritos.Cortesía

Aquel martes, los vecinos del barrio del Seguro, en Guayaquil, estaban consternados. Gladys, la mujer que vivía con su hija y sus mascotas en una casa de dos pisos en las calles Costa Rica y Washington, había fallecido. Corrió la noticia de que fue por COVID-19.

Desde lejos y encerrados en sus casas, quienes habitan en el sector vieron cómo se llevaron el cuerpo de Gladys al día siguiente. Monserrat, la hija, se encargó de todos los trámites, pero el miércoles su salud se complicó.

Eran cerca de las 14:00 cuando una amiga de la familia llegó con unos policías al enterarse de que Monserrat había enfermado. Le dejó comida. Volvió a las 19:00, pero esta vez con una ambulancia. No se pudo hacer nada. Murió camino al hospital.

Foto de Sistema Grana (31490578)

Coronavirus: Procure que el 'encierro' no estrese a su perro

Leer más

Fue una noche larga. Nadie podía creer lo que pasaba. Comenzó entonces otra preocupación: la perrita ladraba mucho y los dos gatos de la casa no dejaban de maullar. Juan José Varas pensó entonces que las mascotas seguramente llevaban días sin comer ante la condición de salud en que se encontraban sus dueñas antes de morir. ¿Cómo ayudaba? Se le ocurrió escribir un tuit pidiendo ayuda. “Se hizo tendencia y muchos comenzaron a comentar y a compartir”, recuerda.

historia4
Las mascotas quedaron a salvo, luego de que se respondiera el llamado de auxilio en redes.Cortesía

De esa manera entró en contacto con la fundación Rescate Animal, que hizo gestiones por redes sociales para lograr que el Municipio de Guayaquil, a través de Bienestar Animal, interviniera. Pero cuando parecía todo resuelto, surgió un nuevo problema: no había cómo entrar a la casa, pues la familia de las fallecidas vive en el extranjero.

Juan José no dejaba de pensar en la salud de las mascotas, una perrita, dos gatos y dos pajaritos, y se preocupó aún más cuando la perra dejó de ladrar. Finalmente apareció la persona que tenía la llave de la casa, así que él pasó casi todo el viernes en la terraza de su casa, pero nadie fue al rescate. Veía salir al gato negro, al que Monserrat le decía Malandro, pero no oía a la perrita. No lograba dormir, hasta que un ladrido le devolvió la esperanza. El sábado finalmente llegaron las personas con las llaves y el personal del Municipio. Las mascotas fueron sacadas y llevadas a chequeo.

Hoy Juan José sabe que Viejita, la perra, y los dos pajaritos están en un refugio, y los gatos Moa y Negro (el Malandro) en casa, con comida y agua, a la espera de que las amigas de sus dueñas se las lleven con ellas, una vez que recuperen el cuerpo de Monserrat para poder sepultarla.

historia3
Este mensaje se hizo viral y Rescate Animal apoyó a través de las redes para conseguir ayuda.Cortesía