29 años de una oenegé que aporta cambios desde el sur

  Buenavida

29 años de una oenegé que aporta cambios desde el sur

A inicios de febrero su orquesta sinfónica del Guasmo cumplió dos décadas de formación La Fundación Huancavilca promueve programas socioeconómicos

Sociedad_Oenegés_Fundación Huancavilca
Danza. Unos 112 adolescentes y niñas se preparan en varios géneros rítmicos.Cortesía

No hay una cifra exacta. Solo cálculos. “Son miles”, dice desde el otro lado del teléfono, en algún lugar del Guasmo Sur, Alexandra Molinero, la comunicadora social que ejerce de dirección ejecutiva de la Fundación Huancavilca, cuya sede principal queda precisamente en esta parte de la ciudad desde cierto día de un mes de febrero, hace 29 años. “Son miles los jóvenes que pasaron por aquí y que ahora, ya adultos, son profesionales en el ámbito artístico o como microempresarios. Los hemos visto progresar y tener sus negocios propios. Esta fundación los ayudó a dar con el camino que los llevó a un mejor futuro”.

Los 10.000 metros cuadrados que administra por medio de un contrato de comodato por 50 años, acogen una serie de proyectos que se fueron abriendo y cerrando a lo largo de este tiempo. Uno de estos cumplió precisamente el 2 de febrero 20 años. Se trata del Centro de Expresión Musical, cuyo financiamiento inicial llegó a través del Banco Interamericano de Desarrollo. El apoyo actual llega por medio de Misión Alianza Noruega.

DESAYUNOS COMUNITARIOS

Buscan apoyo para su comedor comunitario

Leer más

Un programa que ha llenado de música a los sectores populares de la ciudad. Pues el principal objetivo del proyecto ha sido el de facilitarle anualmente a 150 niños y niñas, adolescentes y jóvenes, la posibilidad de aprender a tocar instrumentos. Desde violín hasta viola, pasando por violonchelo, contrabajo, clarinete, flauta, oboe, trompeta, trombón y percusión.

Algo de HistoriaEn junio de 1992 un grupo de empresarios locales creó el Centro de Desarrollo Integral Comunitario del Guasmo, así nació el 17 de febrero de 1993 la Fundación Huancavilca.

De este programa es que ha surgido uno de los espacios emblemáticos de la fundación: la Orquesta Sinfónica Infanto Juvenil de El Guasmo, que se mantiene por autogestión. Sus 38 integrantes, de entre 12 y 25 años, que habitan en el Guasmo y la Prosperina. En estas dos décadas han pasado cuatro generaciones de músicos.

Sociedad_Oenegés_Fundación Huancavilca
Capacitación. La organización prepara microempresarios en actividades como elaboración de pan, dulces, calzados, semijoyas, costura, entre otros.Cortesía

Es más, sus integrantes han llevado el mensaje de la fundación fuera del país. En el 2017 participaron, representando a Ecuador, en el Encuentro Binacional de Orquestas Sinfónicas en San Juan de Pasto (Colombia), mientras que al año siguiente, cuatro de sus integrantes y su director artístico, Jorge Layana, participaron en el Campamento Internacional en Shanghái (China).

Fundación

Con los postres buscan un nuevo rumbo

Leer más

En el país, la fundación también ha logrado proyectarse de manera positiva. En lo local, han expandido sus proyectos a sectores como Prosperina, Monte Sinaí, Flor de Bastión, Balerio Estacio, Sergio Toral, Socio Vivienda 2. En otras provincias han trabajado en temas de capacitación.

Actualmente esta oenegé trabaja en tres áreas. La educación inicial, la formación recreativa y desarrollo empresarial y comunitario, en sus sedes del Guasmo y Prosperina.

Sociedad_Oenegés_Fundación Huancavilca
Artístico. Niños y jóvenes estudian música académica.Cortesía

De estos programas se desprenden proyectos como el centro de expresión corporal, en el que cada día 112 niños y niñas se adiestran en ballet, jazz, acrobacias, hip hop y ritmos tropicales. De estas actividades han surgido dos elencos de danza (Monte Sinaí y Flor de Bastión). Una selección de baloncesto y la Orquesta Sinfónica Infanto Juvenil del noroeste, con 35 músicos.

Otro programa importante es el centro de desarrollo empresarial que ha preparado desde 1998 a unos 800 microempresarios en los sectores populares. “No solo los capacitamos, sino que también los acompañamos hasta dejarlos legalizados y con logotipos y marcas incluidos”, agrega Molinero, quien desde 1996 ha estado vinculado con esta organización sin fines de lucro.