Actualidad

La zona cero de Manta se abre, pese al firme desacuerdo de los militares

Seis meses después, los habitantes de la zona cero de Tarqui, en Manta, pueden regresar a sus hogares, aunque aún hay ciertas disposiciones a las que deben regirse.

Control. Hasta el domingo los militares pedían los permisos de ingreso.

Seis meses después, los habitantes de la zona cero de Tarqui, en Manta, pueden regresar a sus hogares, aunque aún hay ciertas disposiciones a las que deben regirse.

La medida la tomó ayer el Comité de Operaciones Emergentes (COE), después de recibir el informe de seis mesas de seguridad del ente y pese a la negativa del representante de las Fuerzas Armadas de que no se diese libre acceso.

La decisión fue que se permita el ingreso a los habitantes y comerciantes de ese sector para que realicen las reparaciones. “Para ingresar a nuestras casas teníamos que sacar los respectivos permisos a diario, con trámites engorrosos y al ingreso ni eso nos querían hacer valer”, recordó John Vera, presidente de la zona cero, la zona más afectada por el terremoto del 16 de abril en Manta.

Ahora ellos pueden acceder al lugar sin ese permiso. “Podrán realizar las reparaciones de sus viviendas, pero no construir aún en los terrenos baldíos. Toda la actividad en este lugar será vigilada porque hay normas que respetar”, indicó el alcalde Jorge Zambrano.

De allí que abrir la zona cero no significa que los militares deben salir del lugar. Ellos se quedarán para velar por la seguridad de estas familias hasta segunda orden, aclaró.

Sara Delgado, directora del Departamento de Obras Públicas de Manta, explicó que al principio la zona cero contaba con 66 manzanas restringidas, las que poco a poco se fueron habilitando y quedaban 13 de ellas bajo restricción.

“La idea es que se retiren las vallas para que la gente pueda ingresar, pero esto no quiere decir que la seguridad tenga que desaparecer. Lo que se está corrigiendo ahora es esa restricción tan rigurosa que impuso las Fuerzas Armadas en los últimos días a las personas que querían ingresar a sus casas”, indicó Delgado.

La funcionaria aclaró que en la zona cero de Manta ya no existen demoliciones y solo hay reparaciones de viviendas por parte de sus propietarios y en muchas partes se continúa con la limpieza de escombros de estos trabajos.

Pero ante la medida tomada por el COE, el comandante de la Fuerza Conjunta del Litoral, Freddy Endara, precisó que el criterio técnico de ellos es que todavía el lugar “no es seguro para habitar ni para realizar actividades comerciales; aún se encuentran escombros, zanjas y las calles todavía están angostas y no se puede transitar ni en las veredas”.

Endara recordó “como Fuerzas Armadas, velamos por la seguridad del ciudadano; tenemos ahora que comunicar a nuestros superiores lo que aconteció acá”. HLV

Los datos

- Recuperar turismo

Las autoridades no se duermen en el intento de recuperar el potencial turístico de Manta. Ayer, a propósito de la ‘superluna’, promocionaban aprovechar las energías de la noche surfeando en la playa de San Mateo.

- Demoliciones

Con 2.665 edificaciones, aproximadamente 600 de ellas en zona cero, se cerró el proceso de demoliciones dispuesto con autorización del COE en septiembre.

- Control

Las Fuerzas Armadas y la Policía deben seguir dando seguridad en la zona.