Actualidad

Los votantes argentinos en Madrid preocupados por el futuro pero "decididos"

Algunos de los miles de votantes con residencia española transmitieron su preocupación por el destino del país

Un argentino vota en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales hoy
Un argentino vota en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales hoy.efe

"Se cerraron los comicios", grita puntual a las 18.00 una joven voluntaria del Colegio Mayor Argentino, el centro madrileño donde se celebró la última ronda de elecciones presidenciales, que acogió durante todo el día a los miles de votantes que se acercaron con sus mates a elegir al próximo presidente del país.

Madrid, que es la segunda ciudad española con más votantes inscritos (34.992), tras Barcelona (47.071), cerró con una participación de aproximadamente 4.570 electores, un caudal un poco menor que en la primera vuelta celebrada en octubre, cuando participaron 4.800 personas.

Personas asisten hoy, en un centro de votaciones en Buenos Aires (Argentina). Sergio Massa y Javier Milei son los dos candidatos del balotaje argentino y al final de la jornada uno de ellos será elegido como el futuro presidente del país.

Un 30 % del padrón electoral había votado en Argentina hasta el mediodía

Leer más

Algunos de esos miles de votantes con residencia española, en conversaciones transmitieron su preocupación por el destino del país y la sensación de que los argentinos asistieron a las urnas con su voto ya decidido por uno de los dos candidatos: el ministro de Economía del actual gobierno, el peronista Sergio Massa, o el ultraderechista Javier Milei.

"Hay dos opciones esta vez, es más fácil. No se ve mucho indeciso. La vez anterior la gente se tomaba más el tiempo para elegir a quien votar", sostuvo María, una joven fiscal (interventora de mesa) de Unión por la Patria, partido de Massa, haciendo referencia a la elección pasada en la que los votantes debían elegir entre cinco candidatos.

"Ahora ya lo tienen decidido. Vienen a lo que vienen", insiste mientras a su costado salía una marea de personas con los talones de votación entre las manos, que certifican que han votado.

Por su lado, Paulina, que viajó a Madrid desde la ciudad española de Guadalajara (centro) para emitir su voto, comentó que tiene siete años viviendo en España y que ha votado "todos los años", pero que en esta ocasión espera que "salga el candidato que traiga el cambio anhelado", pues sin revelar su elección, sabía claramente su decisión antes de asistir a las urnas.

Uno de los temores que se ha instalado en la mente de los argentinos en las últimas semanas es la posibilidad de fraude, tras las denuncias mediáticas realizadas por el espacio libertario de Milei contra fuerzas policiales, después de que se conociera su derrota en la primera vuelta electoral del pasado 22 de octubre.

Ante este escenario, Elsa y Graciela, dos mujeres de edad avanzada expresaron su molestia ante un posible "fraude", porque dicen haber escuchado del "robo de papeletas" en la conversación política.

El sentimiento de angustia también se observaba en el rostro de Helena, una mujer mayor que lleva cinco años viviendo en Madrid, periodo en el que siempre ha asistido a votar porque confiesa que su país le importa y sobre todo en esta época "le duele".

Una mujer vota hoy, en un centro de votaciones en Buenos Aires (Argentina). Sergio Massa y Javier Milei son los dos candidatos del balotaje argentino y al final de la jornada uno de ellos será elegido como el futuro presidente del país.

Segunda vuelta de las presidenciales en Argentina

Leer más

Con la voz quebrada, apuntó que "con estas elecciones se están poniendo muchas cosas en riesgo". Además, adelantó que probablemente "se vendrá un período muy difícil para los argentinos".

"Si llego a los 80 seguiré votando", dijo, y luego destacó que tiene poca fe, que desea una mejora aunque ya "no espera nada".

La eterna crisis económica que atraviesa el país sudamericano, esta vez con cifras de inflación que superan el 140 %, y las problemáticas sociales fueron el tópico de conversación de todos los votantes en el exterior que se encontraban en la puerta del colegio madrileño.