Actualidad

Violencia deportiva

Un amigo lector me preguntó qué opinaba sobre la violencia en el deporte. Gracias por su preocupación. Desde mi columna he opinado que la cultura constituye el modo de vida y costumbres que identifica una época, sociedad o nación; por tanto es la manifestación por la que se expresa la vida tradicional de un pueblo, y que actualmente es lamentable escuchar un lenguaje soez, vulgar, grosero e indigno, se ensalza la inmoralidad y deshonestidad, que deprecia los valores ciudadanos y principios morales.

Esas manifestaciones plagadas de antivalores, acaba la culturización e identidad de un pueblo. Vemos en las redes sociales el comportamiento de dos jueces que se supone deben ser modelo de ecuanimidad y respeto; o como, en las constantes intervenciones públicas de autoridades, se descalifican a los opositores con insultos y sorna, propalando violencia e intolerancia. Eso es lo que observa y modela a nuestros jóvenes y ciudadanos, quienes consideran que si así actúan las autoridades, debe estar bien y las imitan en todas las labores y actividades diarias.

El deporte no está excepto de este mal. La simpatía y preferencia por un equipo se manifiesta de varias maneras, pero desde unos años atrás, el fanatismo de los hinchas se torna vulgar, grosero y violento. Se atacan entre barras o grupos de simpatizantes de equipos diferentes, con objetos contundentes, corto punzantes y hasta con armas, en los escenarios deportivos o fuera de ellos. El domingo anterior dos ciudadanos murieron por disputas deportivas. Se agreden a los transportes donde viajan hinchas de los equipos, o el puente de la Unidad Nacional se convierte en campo de batalla, donde se matan los fanáticos.

Invoquemos y practiquemos la tolerancia, orden, disciplina, y todo cuanto signifique valores humanos y principios morales; mantengamos una actitud conciliadora, de cortesía y respeto. Que las autoridades den ejemplo diario de buen comportamiento y que en los partidos de fútbol del campeonato nacional que faltan para terminar, y en todos los demás encuentros y campeonatos, se imponga la razón y una cultura de paz.

colaboradores@granasa.com.ec