Actualidad

Las velas del sector electrico

La millonaria inversión en el sector eléctrico todavía tiene fugas. Las obras menores requieren más de $ 4.000 millones.

Las obras en materia de electricidad tienen retrasos.

El Estado no tiene recursos para la inversión que falta

Fue una de las banderas de lucha del expresidente Rafael Correa. El sector energético fue considerado estratégico para los planes, por ejemplo, de cambio de la matriz productiva. Tras diez años y 11.274 millones de dólares invertidos, sin embargo, hay problemas que persisten en la generación de energía eléctrica.

EXPRESO revisa los seis inconvenientes que no se han corregido. El primero es la falta de recursos. Lejos están los años donde la autodenominada revolución ciudadana contaba con prestamistas inmediatos y precios del petróleo históricos. Ahora, según el propio plan del Ministerio de Electricidad, el país necesita al menos 10.311 millones de dólares, hasta 2025, para mejorar el sistema y subsanar las fallas. Es decir, hace falta casi la misma cantidad invertida en el Gobierno anterior.

¿La razón? Las grandes hidroeléctricas son solo una parte. Hacen falta subsistemas que permitan que toda la población tenga electricidad (actualmente 2,8 % del país no tiene energía).

Para técnicos eléctricos, el Gobierno anterior hizo megaobras que sirvieron como propaganda, pero descuidó construcciones complementarias menores.

Solo en obras de distribución -movilizar la energía hasta el usuario- se requiere 3.568 millones de dólares.

El hasta el jueves, el ministro de Energía, Medardo Cadena, aseguró que el Estado no puede asumir esos costos porque no cuenta con fuentes de financiamiento. Él espera que el sector privado se interese en inyectar capital.

La Contraloría observa casos de corrupción

La Unidad de Negocio de Guayaquil de la Corporación Nacional de Electricidad está bajo la lupa de la Contraloría. Este año, el ente de control encontró irregularidades en el registro de pagos, prestación de servicios sin respeto a las normas legales, compras sin el respaldo del Portal de Compras Públicas, incluso se evidencia que la empresa pública no cobra garantías de sus contratistas incumplidos. Todo genera una afectación económica.

EXPRESO solicitó, el 22 de noviembre, la versión de CNEL de Guayaquil sobre las anomalías detectadas. El departamento de comunicación aseguró que se está preparando la información, sin embargo, hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Como ejemplo de irregularidades, CNEL firmó un contrato que no se cumplió pero, por problemas internos, no cobró las garantías por más de 20.000 dólares.

Los sistemas no están utilizados al 100 %

Es otra consecuencia de la exagerada inversión en megaobras y el descuido de pequeños subsistemas. El Gobierno anterior compró equipos demasiado grandes para la demanda que tiene, y que proyecta, el Ecuador. En transformadores, por ejemplo, hay una subutilización que puede bordear el 50 % de la mayoría de equipos. Es decir, el país tiene una capacidad instalada que supera por mucho lo que realmente se necesita.

¿La consecuencia? Equipos costosos que se desperdician porque no son necesarios.

Además, hay la urgencia de renovar varios instrumentos que permiten la generación y distribución de energía eléctrica. El ahora exministro Medardo Cadena aceptó esa necesidad. Para financiar y solucionar esa problemática, aseguró, se busca que las empresas eléctricas locales coloquen recursos para cambiar los equipos obsoletos.

Las obras tienen retrasos

La oferta de Rafael Correa fue contar con hidroeléctricas en 2016. La promesa no se cumplió.

Actualmente, cuatro de las ocho hidroeléctricas ofrecidas todavía no están en funcionamiento. Según conoció EXPRESO, Minas San Francisco y Delsitanisagua están en la fase final y estarían operando el próximo año.

Toachi Pilatón, en cambio, todavía no cuenta con el equipamiento final. Esto por incumplimientos de la contratista Inter Rao. El proyecto, que bordeaba los 144 millones de dólares, contó con financiamiento del Banco Ruso de Inversión. La entidad entregó cerca de 100 millones y Ecuador aún debe cancelar 42 millones.

Quijos, en cambio, no cuenta con recursos para su culminación.

La interconexión regional no despega

Es una promesa que no termina de cumplirse. El Gobierno anterior aseguró que Ecuador está en la capacidad de exportar energía a Perú. El dato no es exacto.

Aunque Perú y Ecuador avanzan en un acuerdo para interconectarse, hace falta una inversión importante para un nuevo sistema de interconexión. El valor estimado por las autoridades es de unos 200 millones de dólares.

La necesidad de recursos es un freno para cumplir la promesa de exportar a Perú e incluso a Chile. En el Ministerio de Electricidad están listos los estudios que dan luz verde al sistema conectado, pero falta dinero y ajustes contractuales.

Cadena dejó el ministerio, el jueves, precisamente para trabajar desde la Organización Latinoamericana de Energía en temas de integración.

Las pérdidas superan el 12,2 %

Dos temas generan pérdidas en el sector eléctrico: los equipos obsoletos y los robos. El segundo es un tema que todavía incomoda a las empresas públicas.

En Guayaquil, por ejemplo, el porcentaje de pérdidas de energía supera el 11,75 %, según la empresa pública Corporación Nacional de Electricidad Unidad Guayaquil (CNEL). El indicador está por debajo del promedio país que se acerca al 12,2 % de lo que se produce en el país. Es decir, más del 10 % de lo que se genera no puede recuperarse o cobrarse.

Según la oficina de CNEL nacional, más del 62 % de pérdidas registradas responden a fallas técnicas. Los equipos del sistema nacional interconectado o de las empresas de energía tienen falencias.