Actualidad

Hacia una usina del Cinturon de Oxido

Hacia una usina del Cinturón de Óxido

Hace unos días, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, recurrió a Twitter para declarar que no necesitaba del permiso de China para contactar a Taiwán, porque China no le pedía permiso para devaluar su moneda. Entonces, mi esperanza de que el cambio radical personificado por Trump fuera económicamente beneficioso para EE. UU. disminuyó. Las economías desarrolladas necesitan una sacudida para dejar atrás su malestar pos-2008 y su excesiva dependencia de una política monetaria laxa. Dada la tendencia de Trump a alborotar las cosas, parecía un buen candidato para ello, pero si su alteración realmente fuera a ayudar a EE. UU., necesitaría centrarse en los puntos económicos esenciales. A juzgar por sus acusaciones contra China, parece que simplemente está agitando el bote y exasperando a sus seguidores -no impulsando ningún tipo de agenda constructiva-, pues cualquier observador razonable de China -incluidos algunos de los propios asesores de Trump- sabe que el país no ha devaluado su moneda por algún tiempo. Los chinos tienen una política de tipo de cambio ponderada según la balanza comercial, que no se basa en mantener el renminbi en algún nivel previsto en relación al dólar. Trump debería concentrarse en una estrategia procrecimiento genuina, que podría seguir el modelo británico de la “usina del norte” -que ayudé a crear cuando era miembro del gobierno- centrada en revitalizar las economías del ex corazón industrial británico. Londres es la única ciudad del Reino Unido que se ubica entre las 50 principales del planeta. Eso es importante en un mundo donde, en los últimos 20 años, las ciudades han representado más del 60 % del crecimiento económico, la expansión de la riqueza y las alzas en los niveles de vida. Individualmente, las ciudades mucho más pequeñas en el norte de Inglaterra no pueden competir con eso. Pero si se unieran las ciudades importantes -Manchester, Sheffield, Leeds y Liverpool-, el norte podría estar mucho más ensamblado, con siete millones de personas que actuarían como una economía regional única, ofreciendo muchos de los beneficios de aglomeración de las ciudades globales importantes. El Gobierno del RU ha anunciado esfuerzos para poner en marcha algunas de las conexiones de transporte necesarias, para acortar el trayecto en tren entre Leeds y Manchester a 30 minutos. Pero otros elementos del plan son igualmente importantes, especialmente la devolución de poderes de toma de decisiones significativas -y algunos poderes de gasto e ingreso- al nivel de la ciudad, a cambio de elegir alcaldes (algo que el RU puede aprender de EE. UU.). La estrategia ofrece lecciones valiosas para otros países. China ya está persiguiendo un desarrollo regional similar para revitalizar su viejo cinturón industrial del norte, sacando parte de la presión a sus ciudades costeras ultradinámicas. EE. UU. debería seguir el ejemplo para revitalizar el Cinturón de Óxido que fue integral para la victoria de Trump. Esto podría estimular una “envidia competitiva” en otras regiones de crecimiento lento. Como la inversión en infraestructura es un elemento clave de su agenda, y la devolución de poderes a los estados es popular entre los republicanos estadounidenses, ciertamente parece haber espacio para una estrategia de estas características.

Project Syndicate