Actualidad

Uribe pide un “plazo prudente” para examinar el nuevo acuerdo de paz

El expresidente colombiano y jefe del partido opositor Centro Democrático, Álvaro Uribe, pidió ayer un “plazo prudente” para examinar el nuevo acuerdo de paz sellado el sábado pasado por el Gobierno y las FARC en Cuba.

Colombia. La ciudadanía respaldó el acuerdo de paz con una marcha.

El expresidente colombiano y jefe del partido opositor Centro Democrático, Álvaro Uribe, pidió ayer un “plazo prudente” para examinar el nuevo acuerdo de paz sellado el sábado pasado por el Gobierno y las FARC en Cuba.

“Nosotros tuvimos el sábado en la tarde la información de que lo iban a cerrar. Solamente en la noche del domingo a lunes empezamos a recibir los textos. Estuvimos examinándolos ayer, las horas que hoy hemos podido”, dijo el senador en una intervención en el Congreso y que fue recogida en un comunicado de su partido.

El presidente del Congreso colombiano, Mauricio Lizcano, citó para ayer una reunión privada en el Senado para discutir con todos los sectores políticos tópicos relacionados con el proceso de paz.

Uribe explicó que los partidarios del ‘no’ le habían pedido al Gobierno un plazo prudente para examinar el texto, del que dijo “no es corto ni fácil”, para “poder darle unas reacciones al equipo del Gobierno”.

Agregó que “por eso muy respetuosamente le decimos que no estamos en condiciones esta semana de atender esa citación-debate aquí en la plenaria del Senado”.

El equipo gubernamental negociador aseguró ayer que el nuevo acuerdo de paz con las FARC no está abierto a más modificaciones al haber incluido buena parte de las sugerencias de los partidarios del ‘no’.

El secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, se mostró ayer contrario a un nuevo referéndum sobre el proceso de paz en Colombia y advirtió que la experiencia demuestra que “el diablo carga el ‘no’ en los plebiscitos”, en una entrevista en Río de Janeiro.

El detalle

Guerrilla. Dos presuntos rebeldes de las FARC murieron en “combates” con el Ejército de Colombia, en medio del cese al fuego bilateral vigente y cuatro días después del nuevo acuerdo de paz que aún debe ser refrendado.