Actualidad

Los universitarios prefieren la marihuana al tabaco y el alcohol

Un estudio determina que hay un aumento en el consumo de LSD.

Referencial. Las autoridades trabajan en una propuesta para combatir este problema.

Los datos son preocupantes. El III Estudio Epidemiológico Andino sobre el Consumo de Drogas en la Población Universitaria de Ecuador, 2016, presentado por la Secretaría Técnica de Drogas, deja al descubierto el aumento de consumo de sustancias estupefacientes por parte de los estudiantes universitarios.

La encuesta, que fue elaborada con la colaboración de Naciones Unidas y el financiamiento de la Unión Europea, señala que cerca del 30 % de los universitarios ecuatorianos ha probado alguna droga ilícita. De estos el 12,7 % de los encuestados consumió sustancias sujetas a fiscalización (ver infografía).

El consumo de marihuana registra un incremento del 2,5 %, en estos cuatro años. Seis de cada diez estudiantes no perciben un gran riesgo en el uso experimental de esta sustancia, y uno de cada cuatro no percibe gran riesgo en el uso frecuente de esa droga, mientras que cuatro de cada diez estudiantes consideran que es fácil conseguirla”, precisó Kristian Hölge, representante de Naciones Unidas de la Oficina contra la Droga y el Delito.

Sin embargo, no es la única novedad. A los organismos internacionales también les preocupa el crecimiento del consumo de la LSD. Juan Carlos Araneda, coordinador regional del proyecto, sostuvo que esta droga “presenta un importante aumento”, con tasas del 0,3 % en el 2012 y 1,1 % en 2016.

“En toda la serie el aumento en el consumo reciente de LSD es extremadamente preocupante, con un registro de 0,02 % en 2009, que asciende a 1,1 % en el 2016”, precisó.

Además, el informe determina que hay un porcentaje de estudiantes universitarios que utilizan entre dos y tres tipos de drogas.

Para la titular de la Secretaría Técnica de Drogas, Ledy Zúñiga, el estudio revela la problemática y da la orientación sobre dónde se debe trabajar, en temas de política pública para reducir el consumo de drogas en el país.

No hay forma de enfrentar un problema cuando no se conoce de forma objetiva y seria lo que está pasando. El estudio se convierte en un insumo fundamental para la construcción de políticas públicas con un enfoque transversal de prevención integral”, aseveró la funcionaria.

Zúñiga afirmó que existe el compromiso del Gobierno de buscar los mecanismos para afrontar este problema, por lo que desde ya trabaja en una propuesta para llevar a la Asamblea, donde se privilegia la prevención.

La ministra, tras lamentar las cifras, dijo que también hay temas que resaltar como la reducción del consumo de alcohol y tabaco entre los estudiantes universitarios. Precisó que existe ya el compromiso de universidades con espacios libres de humo.

Indicó la funcionaria que esto se debe a las políticas adoptadas y que van dando resultado. Está convencida de que un trabajo similar se puede hacer para reducir el consumo de sustancias estupefacientes en las universidades.

Datos

Constitución

El artículo 364 de la Constitución determina que las adicciones son un problema de salud pública. Al Estado le corresponderá desarrollar programas coordinados de información, prevención y control del consumo de alcohol, tabaco y sustancias estupefacientes y psicotrópicas, así como ofrecer tratamiento y rehabilitación.

Atención

El Ministerio de Salud ha establecido 500 centros de atención ambulatoria para pacientes en consumo de drogas; 45 establecimientos de atención ambulatoria intensiva; 36 hospitales con unidades de atención mental para intoxicación aguda; y, 10 centros especializados de tratamiento a personas con consumo de alcohol y otras drogas.

html