Tyson Fury, entre titulos y polemicas

  Actualidad

Tyson Fury, entre titulos y polemicas

El británico Tyson Fury, campeón mundial de los pesos pesados, generó ayer una de sus habituales polémicas en las redes sociales al anunciar su retiro en un agresivo mensaje y desdecirse poco después en tono de burla.

Campeón. Tyson Fury destronó de cinco cinturones de pesos pesados al ucraniano Wladimir Klitschko, dominador de la categoría en la última década.

El británico Tyson Fury, campeón mundial de los pesos pesados, generó ayer una de sus habituales polémicas en las redes sociales al anunciar su retiro en un agresivo mensaje y desdecirse poco después en tono de burla. “El boxeo es la cosa más triste en la que he participado. Todo un montón de basura. Soy el más grande y también me retiro”, escribió en un principio Fury, que actualmente está bajo sospecha de doping por cocaína.

Tres horas después, volvió a usar su cuenta de Twitter para desmentirse a sí mismo. “Jajajaja. Piensan que se van a librar tan fácil del rey de los gitanos. Estoy aquí para quedarme. #TheGreatest (el más grande) solo les muestro cómo son los medios”, publicó. “En cuanto me sienta mejor, defenderé lo que es mío, el trono de los pesos pesados”, añadió.

No es la primera vez que el británico de 28 años, conocido por sus extravagancias, asegura que dejará el deporte sin que luego mantenga su palabra, de ahí que su primer anuncio despertó recelos desde el inicio.

Fury está en el ojo del huracán tras dar positivo en un control antidoping al que se sometió voluntariamente el 22 de septiembre y donde la sustancia fue benzoilecgonina, un derivado de la cocaína. Antes, en el 2015, el púgil dio positivo también por el esteroide anabolizante nandrolona.

Tyson, quien lleva ese nombre en honor a su ídolo: Mike Tyson, es considerado el nuevo ‘monstruo’ de los pesos pesados, tras haber destronado en noviembre pasado, contra todo pronóstico de los cinturones de campeón al ucraniano Wladimir Klitschko, dominador de la categoría en la última década y ante quien tenía previsto una revancha el 29 de octubre, pelea que coincidentemente los asesores del boxeador cancelaron antes.