Actualidad

Trump nomina a tres leales para su equipo

La campaña que ha encumbrado a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se ha caracterizado por la polémica.

Figuras. El congresista Mike Pompeo.

La campaña que ha encumbrado a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos se ha caracterizado por la polémica. Las primeras personas elegidas para puestos clave de su Gobierno siguen la misma línea. Trump nominó ayer a tres hombres situados en el ala radical del pensamiento conservador, muy leales al empresario. Jeff Sessions, con un historial de polémicas racistas detrás, será el nuevo fiscal general; el general Michael Flynn ejercerá de consejero de Seguridad Nacional; y Mike Pompeo dirigirá la CIA.

Trump decidió abrazar el lema de “la ley y el orden” del expresidente republicano Richard Nixon (1969-1974), el único en dimitir, y erigirse en el candidato que restauraría la mano dura y la seguridad en un país que, según la tesis trumpiana, ha dejado de ser seguro por culpa del presidente actual, Barack Obama. Durante la campaña, el candidato republicano defendió la tortura por ahogamiento (“me gusta mucho el waterboarding, no creo que sea lo bastante duro”), abogó por prohibir la entrada de musulmanes en el país y acusó a la Administración demócrata de haber creado el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Los nombramientos hechos públicos ayer se entienden dentro de este planteamiento de campaña. También se explica en la estrategia del presidente electo de apoyarse en las personas más cercanas a su círculo (sus tres hijos mayores forman parte del equipo de transición y su yerno, Jared Kushner, marido de su hija Ivanka, se perfila como figura clave).

En el perfil de los escogidos para ocupar estos puestos es donde se buscan algunas indicaciones del rumbo de la era Trump, líder in péctore de la mayor potencia del mundo. Las promesas electorales han sacudido a medio mundo por lo rupturistas, en economía o en defensa, pero hay quien cree que la Administración del magnate será más convencional de lo temido. Obama confió en que sería “pragmático”. Sus primeros nombramientos desmienten la idea. La elección del jefe de estrategia, Steve Bannon, agitador de la derecha extrema estadounidense, ya apuntaba maneras.

En una dirección opuesta, la de contentar al ‘establishment’, se sitúan los contactos previstos con figuras tradicionales del Partido Republicano, como el excandidato presidencial Mitt Romney, quien se ha colado en las quinielas como posible secretario de Estado. Romney verá este fin de semana al presidente electo en su club de golf en Bedminster (Nueva Jersey), a donde se ha dirigido el magnate tras una semana prácticamente recluido en la Torre Trump de Nueva York.

Universidad

Afloja $ 25 millones por la demanda

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, acordó pagar 25 millones de dólares a un grupo de exestudiantes de su ya inexistente Universidad Trump, para poner punto final a los incontables procesos por estafa.

Según el fiscal de Nueva York, Eric Schneiderman, más de 6.000 exalumnos de la fracasada universidad se beneficiarán de la indemnización. Así terminan las dos demandas colectivas y el juicio iniciado por Schneiderman en 2013 por haber “estafado a los neoyorquinos que trabajan duro”.

Conexas

No habrá una “lista negra”

El equipo de transición de Trump asegura ahora que él no se ha planteado nunca la creación de una base de datos de musulmanes residentes en el país. “Nunca ha defendido ningún tipo de sistema para rastrear individuos con base en su religión”, dijo el portavoz Jason Miller en un comunicado.

Migración, al tope de casos

El plan de Trump de deportar rápidamente a entre 2 y 3 millones de inmigrantes ilegales con prontuario tensionaría más un sistema que ya opera al límite. Los tribunales de inmigración tienen un volumen acumulado de más de 500.000 casos, dijeron funcionarios.

Bannon: no soy supremacista

Steve Bannon, el controvertido nuevo asesor de Trump, afirmó que no es partidario de la supremacía blanca, pero que es “un nacionalista económico” que quiere construir un “nuevo movimiento político” basado en un gran plan para crear empleos.