Actualidad

La Tricolor perfila a su equipo de altura

Jorge Célico defiende su tesis de jugar con un equipo apto para rendir noventa minutos en Quito. Alista cambios para mañana.

Trabajo. La selección nacional dividió su trabajo en dos grupos para la doble fecha. De los 29 que convocó Célico, seis que están adaptados a la altura no viajaron a Chile y se quedaron trabajando para el partido contra Argentina.

Jorge Célico está convencido de su plan. El entrenador encargado de la selección nacional prepara un equipo de altura para recibir al combinado argentino, mañana en el estadio Olímpico Atahualpa, por el cierre de las eliminatorias a Rusia 2018.

Este “equipo de altura”, es entendido por el entrenador como un plantel integrado por jugadores que, al menos, tienen memoria fisiológica y que no sienten temor de jugar en estas condiciones naturales.

“Hay distintas versiones sobre el concepto. En general es la memoria de altura. Pero, yo diría que es una adaptación y un menor riesgo de temor al enfrentamiento en la altura, como el que tienen otras selecciones”, dijo Célico.

El entrenador argentino considera que ese “temor a la altura” es menor en jugadores que siendo del llano frecuentemente visitan ciudades como Quito, Cuenca, Ambato, para encarar el campeonato local.

El preparador físico de El Nacional, César Benalcázar, cree que un equipo netamente de altura debería ser conformado por jugadores de las ciudades altas. Según él, si un jugador está en un equipo del llano y juega seguido en la altura, no marcará gran diferencia.

“Si un futbolista vive al nivel del mar y cada dos semanas va a jugar en la altura, no tendría una ventaja real sobre alguien que no juega nunca en Quito. Se podría decir que su desventaja es menor, pero nada más”, dijo Benalcázar.

Mientras, el expreparador físico de la Tricolor, Duffer Alman, cree que “la ventaja de un jugador del llano que juega cada quince días en la altura es más psicológica que fisiológica. Sabe que si se cansa en la altura, para un rato y sigue. No se asusta por esos efectos”.

Y Célico insiste en que “la altura siempre va a ser un verdadero aliado de Ecuador”.

En ese sentido, él tiene previsto algunos cambios para el juego de mañana. El lateral derecho que se entrenó como titular fue Andrés López, de Universidad Católica. El extremo izquierdo fue Romario Ibarra, también de Quito.

El otro cambio, con relación al juego en Chile sería Enner Valencia, quien trabajó entre los titulares como delantero. Al jugar en México, visita ciudades de altura. Además, su estadio está a 512 metros sobre el nivel del mar.

Una última visita a la Tri

La tricolor trabajó anoche en el estadio Olímpico Atahualpa. Lo hizo a la misma hora del partido de mañana contra Argentina.

Ese fue el último contacto con la prensa en las eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. Los jugadores seguirán hoy preparándose a puertas cerradas en la Casa de la Selección.

Mientras que mañana, después del partido, todos volverán a sus clubes porque el fin de semana se retomará el campeonato nacional.

Jorge Célico, en cambio, regresará a su puesto en las divisiones formativas de la Ecuafútbol.