La Tri gano, pero la hinchada perdio

  Actualidad

La Tri gano, pero la hinchada perdio

Camaradería. Hinchas ecuatorianos preparan una parrillada fuera del estadio Metlife.

Si bien reina la alegría entre los hinchas ecuatorianos, el deseo de los aficionados era que la Tri consiga el primer lugar del grupo B con la finalidad de quedarse a jugar en Nueva Jersey la siguiente etapa de la Copa.

Esto, por la numerosa colonia de gente tricolor en esa localidad, sin embargo pareciera que todo estaba planificado, para quedar segundo y enfrentar al anfitrión Estados Unidos, en Seattle.

En lo futbolístico, los aficionados ecuatorianos aseguran que los estadounidenses son fuertes, pero no tanto como los colombianos, lo que abre la expectativa para llegar a las semifinales.

Pese a ello, el gran perdedor es la hinchada, que para ir a Seattle desde Nueva York, Los Ángeles o Miami debe gastar por lo menos 1.000 dólares para ver el partido del jueves. Los boletos están sobre los 600 dólares, a eso le suma transporte, comida y entrada.

En cambio, si era primero se quedaba en el Metlife y seguro que iban de nuevo unos 50.000 compatriotas o más.

Hasta el norte de Estados Unidos no van a ir muchas personas, porque eso implica pedir permiso por lo menos tres días en los trabajos.

En la cuidad fronteriza con Canadá hay poca presencia de compatriotas.

Ahora se deberá esperar a Ecuador a jugar la final para poder tenerlo en el gran Metlife, que es el sueño de todos.

La expectativa y la ilusión se mantienen en los residentes en Nueva York por volver a observar al representativo nacional en lo que sería un hecho histórico: que la Tricolor juegue su primera final de Copa América, algo de lo que se estuvo cerca en 1993, cuando Ecuador fue sede.

Pese a la distancia, los planes se hacen entre los ecuatorianos que viven en el país organizador para saber si hay la oportunidad de seguir a la Tri a todo lado. Hasta saberlo, resta esperar que los goles vuelvan con la Tri el 26 de junio y festejar por adelantado el 4 de Julio, la fiesta de Estados Unidos, pero a la ecuatoriana. JR