Tres campamenos de minería ilegal, destruidos en Sucumbíos

  Actualidad

Tres campamenos de minería ilegal, destruidos en Sucumbíos

Fuerzas Armadas informaron de la detención de siete ciudadanos colombianos relacionados con la actividad ilícita. Se decomisó armamento y municiones

MINERÍA ILEGAL EN SUCUMBÍOS
Miembros de Fuerzas Armadas encontraron tres campamentos utilizados por posibles disidentes de grupos ilegales.Cortesía

Un seguimiento y vigilancia de al menos 15 días, de miembros de Inteligencia Militar permitió a militares de las Fuerzas Armadas desmantelar al menos tres campamentos que habrían sido destinados para trabajos en la minería ilegal. La operación se dio en medio de la emergencia sanitaria que busca frenar el avance del coronavirus en el Ecuador. Miles de militares han sido distribuidos en el país para el control del estado de excepción, toque de queda y otras tareas. Pero las Fuerzas Armadas no han descuidado el control y patrullaje en el sector fronterizo. Una muestra de ello fue la operación contra la minería ilegal del fin de semana.

En el sector de la parroquia La Sofía, en Sucumbíos, existe una concesión minera en donde se habrían instalado personas que, en julio de 2019, fueron desalojadas de las minas ilegales abiertas en la parroquia Buenos Aires, cantón Urcuquí, Imbabura. Todo se habría hecho bajo la protección del grupo de personas armadas que operaron en ese sitio.

EXPRESO conoció que por las labores de Inteligencia Militar, personal del Grupo de Fuerzas Especiales 53 ‘Rayo’, otros grupos élite de Fuerzas Armadas y de la Agencia de Regulación y Control Minero (Arcom), se efectuaron tareas de reconocimiento y la ubicación de los campamentos mineros con una veintena de personas.

Ante la presencia de las autoridades los sospechosos habrían escapado del primer campamento, una construcción de madera y zinc, provista de todos los servicios que incluían baño, cocina, internet Satelital y Directv, igual que los hallados en las minas de Buenos Aires.

Esos sitios habrían servido para alojar a posibles disidentes de grupos irregulares colombianos. Los uniformados llegaron a esa conclusión por el hallazgo de uniformes militares del Ejército de Colombia y documentos de identidad, en su mayoría de ciudadanos de ese país.

Por disposición de la Arcom los militares incineraron maquinaria destinada a la minería ilegal. Los ocupantes de los campamentos mineros disponían de al menos cinco cilindros de gas, un motor eléctrico, una bomba de agua, motosierras, taladros, extintores y hasta habían llevado al sitio las famosas ‘chanchas’ para el procesamiento del material aurífero. 

Unos siete de los 20 sospechosos que huyeron del primer campamento regresaron a retomarlo y se encontraron con militares que permanecían en la zona, habrían lanzado una granada a los uniformados y se habría iniciado un enfrentamiento de casi media hora.

En ese tiempo casi todos los mineros ilegales y los armados escaparon. Uno de ellos no alcanzó a huir y fue detenido. La actuación militar se dio en coordinación con la Dirección de la Policía Judicial, personal de la Subdirección de Inteligencia Antidelincuencial, la Arcom y bajo la dirección de la Fiscalía. La zona seguirá militarizada.

La operación se cumplió entre el viernes y el sábado. Los uniformados incautaron un fusil, una pistola 9 milímetros, granadas de mano, alimentadoras de fusil, cartuchos y uniformes militares colombianos. La Policía informó que la incautación de más de 350 municiones para fusil, documentos de identificación, entre otros artículos. La Fiscalía formuló cargos por tráfico de armas y el sospechoso recibió prisión. En una segunda operación fueron detenidas siete personas de nacionalidad colombiana que serán judicializadas.