Actualidad

El transito, el reto electoral en tungurahua

El problema de Tungurahua está en las calles. Más específicamente en el congestionamiento vehicular de los ambateños que viven cada día la molestia de esperar horas en sus vehículos para llegar a casa durante las horas pico.

El tránsito, el reto electoral en tungurahua

El problema de Tungurahua está en las calles. Más específicamente en el congestionamiento vehicular de los ambateños que viven cada día la molestia de esperar horas en sus vehículos para llegar a casa durante las horas pico. Este es el principal problema de la capital que deberán abordar los próximos candidatos a la Alcaldía de Ambato en las elecciones de 2019.

Los dirigentes políticos consultados por este Diario concuerdan en que la movilidad, el tráfico y los fotorradares son temas ineludibles de la próxima campaña. “Es sorprendente que en una ciudad tan pequeña como Ambato exista tanto tráfico vehicular”, comenta Jackeline Suárez, directora provincial del partido Fuerza EC.

Parte de la respuesta al comentario es el incremento del parque automotor en un 21 % en el año 2016. A esto se suma la congestión provocada por camiones que transitan en el centro de la ciudad para dejar o recoger mercadería. Y sin contar otros de mayor peso que llegan a la provincia, ubicada en el corazón del país, atractiva para las industrias por su cercanía.

Un estudio realizado por el Municipio y publicado en septiembre pasado arrojó algunas alternativas de solución. La más confiable es cambiar el sentido de algunas calles de una vía a doble vía para crear más opciones de entrada y salida del centro a la periferia. Está en análisis.

Los dirigentes prefieren no lanzar posibles remedios. Quieren que estos salgan de quienes serán sus futuros candidatos a la Alcaldía.

De momento el ambiente preelectoral baraja algunos nombres y descarta otros. El legislador Luis Fernando Torres, por ejemplo, es uno de los que suena por el movimiento Tiempo de Cambio para darle batalla al alcalde Luis Amoroso, que está previsto busque la reelección. De la papeleta se descarta al asambleísta y exalcalde ambateño, Fernando Callejas, de las filas del movimiento CREO. “Hemos conversado con él y no tiene la intención de postularse. Quiere terminar su periodo como asambleísta”, comentó Fernando Gavilanes, concejal y presidente provincial del movimiento liderado por Guillermo Lasso.

La candidatura de Torres, si bien es la más opcionada, también está en evaluación al igual que otros nombres que Esteban Torres, presidente del movimiento Tiempo de Cambio, prefiere mantener en reserva. Lo que sí deja claro es que la organización provincial tiene objetivos claros para el 2019. “El primero es repetir lo del 2014: ser la segunda organización política de la provincia. Y el segundo es tomar la Alcaldía de Ambato, la Prefectura de Tungurahua y al menos cuatro alcaldías en la provincia”.

Para lograrlo, la organización aliada al Partido Social Cristiano no descarta abrir sus puertas a otros movimientos para crear frentes cantonales y provinciales. Por ahora, Torres ratifica la alianza con el partido liderado por Jaime Nebot.

El movimiento SUMA prepara el lanzamiento de sus actuales autoridades para la reelección. Dos alcaldes, siete concejales, y 26 vocales de Juntas Parroquiales son los que eventualmente buscarán regresar a sus cargos. Aunque uno de ellos, el alcalde de Píllaro, Jaime Sarabia, suena como posible aspirante a la Prefectura. “Estamos trabajando en apuntalarlos. El siguiente paso es pelear por las otras autoridades y buscar candidatos”, comentó Juan Sevilla, secretario provincial y encargado de la dirección.

Desde el partido Fuerza EC hay acercamientos para eventuales alianzas. Suárez no se limita a dialogar con las organizaciones políticas, sino que abre el abanico a las sociales, cuyos nombres prefiere reservarlos hasta que cuajen las conversaciones.

La inseguridad, otro tema pendiente

Si bien la percepción ciudadana no cataloga a Ambato como una ciudad insegura, los dirigentes políticos creen que este aspecto debe motivar el interés del futuro alcalde y prefecto de Tungurahua. La lucha contra la delincuencia no es competencia local, sino estatal, pero una gestión coordinada, aseguran los políticos, podría contrarrestar las cifras 1.621 robos y 1.108 hurtos en Tungurahua en el 2016, que en su mayoría se concentran en Ambato.

“Hay pequeños brotes de inseguridad motivados por una migración desordenada”, comenta Esteban Torres, presidente del movimiento Tiempo de Cambio.

El tratamiento del agua potable, el alcantarillado, el ordenamiento territorial, el control del tránsito, el comercio informal y la economía son otros temas señalados que provocan el interés de los ambateños.