Tecnologia y desempleo

  Actualidad

Tecnologia y desempleo

Karl Marx cuestionó el impacto de la tecnología en la sociedad. Consideró que la competencia obliga a los empresarios a innovar reemplazando la mano de obra con la automatización. Así los propietarios logran incrementar la productividad y tener menos obreros. Según Marx, a pesar del aumento de la renta real del obrero, esta no sube en proporción al poder productivo de la mano de obra. Es decir, los trabajadores siempre reciben menos de lo que ellos agregan a la producción, ocasionando desigualdad. El Marx moderno es el economista francés Thomas Piketty, quien con base en un estudio histórico de las economías probó que la tasa de retorno del capital es superior a la del crecimiento económico. Concluyó que la renta de los capitalistas en el tiempo crece más rápido que la del ingreso de los trabajadores; para él, no es justo. Marx estaba convencido de que en el tiempo la tecnología elimina puestos de trabajo. El economista austriaco-estadounidense Joseph Schumpeter sin mencionar a Marx rebatió su argumento cuando probó que la destrucción de puestos de trabajo de industrias obsoletas se compensa con los nuevos puestos creados por industrias de productos de reciente invención. Cuando se inventó el automóvil, los herreros se quedaron sin trabajo pero igual cantidad de trabajadores se contrataron como chofer, mecánico automotriz, vendedor de autos, etc.

Estudios confirman que en las últimas décadas en EE.UU. y Europa los ingresos de los trabajadores no han crecido al ritmo de las enormes utilidades de las grandes empresas, creando así desigualdad en la renta; culpan al capitalismo. ¿Es correcta tal afirmación? En el mismo período han surgido empresas muy eficientes, con automatización integral, donde la participación de los sueldos y salarios es muy pequeña en relación al precio de venta del bien o servicio. La respuesta se encuentra en fomentar el emprendimiento para aumentar el número de propietarios. Sin la tecnología el mundo no progresa; entre otros beneficios, ha permitido doblar la esperanza de vida en un siglo, disminuir el sufrimiento del enfermo, hacer el trabajo menos arduo, etc.