Actualidad

La tarea fue encontrar las paradas de buses

En el primer día hábil, los cambios del corredor 2 sorprenden a los usuarios. Los choferes aún no se habitúan a los muros.

 Divisores. La falta de luminarias y letreros de advertencia ha originado que conductores choquen con los muros separadores.

La identificación de las paradas fue el principal inconveniente al inicio de la semana laboral para los usuarios del corredor vial 2, cuya primera fase entró a operar el sábado último.

Hubo pasajeros de los vehículos de transporte, que circulan por la ruta que comprende las calles Esmeraldas y Los Ríos, que caminaron hasta 300 metros para embarcarse en las unidades.

Por ello, entre las sugerencias de los usuarios está iniciar una campaña informativa y que sean más visibles los datos de las líneas que exhiben los letreros.

“A mis 65 años se me complica ver la información en el poste, los números de las líneas deben ser más vistosos”, comentó María Piedad Romero, una ama de casa que buscaba movilizarse hasta la avenida 9 de Octubre.

No faltaron los pasajeros que exigían a los conductores de buses (a través de gritos o tocando de manera insistente el botón de bajada) que los dejara en los sitios no autorizados.

“Nos toca tolerar el reclamo, porque seguro la gente se irá acoplando al sistema”, opinó uno de los choferes de la línea 28.

Habitantes de la calle Esmeraldas expresaron su preocupación por los separadores de carriles, especialmente desde Argentina hasta Gómez Rendón.

Los muros de hormigón (que no superan los 30 centímetros de altura) fueron instalados para ampliar de uno a dos los carriles para el paso de los buses, dejando solo el lado izquierdo para los automotores livianos.

El detalle es que a pesar de ser retrorreflectivos, no hay una señalización que los advierta, más aún en las noches por la falta de iluminación.

“Luego de las siete de la noche ya es común escuchar el ruido por las frenadas bruscas o de vehículos tratando de salir de los muros”, indicó el morador José Quizpe.

Uno de los tramos más conflictivos es el que se ubica a la altura de la calle Brasil. Según los lugareños, en menos de una semana se han registrado al menos diez accidentes menores por los separadores.

El jueves pasado, el comandante del Cuerpo de Vigilancia de la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Luis Lalama, informó sobre el reemplazo de esos muros por tachas reflectivas, al menos en cinco cuadras de la calle Esmeraldas.

El director de Transporte, Fernando Amador, dijo que analizan esa opción. “Pero lo ideal es que los vehículos particulares utilicen otras opciones que tienen, como por ejemplo García Moreno de sur a norte y José Mascote de norte a sur”, añadió.

En el corredor vial 2 circularán 800 buses. De ellos, 24 tienen instalada la plataforma electromecánica para transportar a las personas con su capacidad física reducida.

Los usuarios sugieren aplicar los correctivos antes de que comience la segunda fase de la ruta, que será a mediados de noviembre y comprenderá la calle Los Ríos, de norte a sur.