La sucia historia del diesel

  Actualidad

La sucia historia del diesel

En diversos reportajes publicados en este medio se ha alertado sobre los altos niveles de contaminación ambiental que existe en el centro de la ciudad de Guayaquil. Uno de los factores causantes de esta situación es el uso de diésel como combustible del transporte urbano, amparado en políticas públicas que favorecen su uso sobre el de gasolina.

Un reciente estudio de la Federación Europea de Transportes y Medio Ambiente (Transport Environment o T&E) determinó que los automóviles a diésel emiten más gases de efecto invernadero (GEI) que los de gasolina, si se tiene en cuenta todo el ciclo de vida del vehículo. El informe denominado Diésel. La verdadera (y sucia) historia, indica que los automóviles que utilizan ese combustible producen un promedio de 3,65 más toneladas de CO2 que los equivalentes de gasolina durante su vida útil. Hay que considerar que es común en nuestro medio que sigan circulando vehículos más allá de su vida útil, con lo que el efecto se incrementa y agudiza.

Las causas de esta contaminación empiezan desde el mismo momento de refinamiento del diésel, ya que en su proceso hay más emisiones que en el de la gasolina, hasta la fabricación de los motores que lo utilizan (más pesados y de mayor complejidad tecnológica que los similares de gasolina). El estudio también establece que podrían evitarse entre 7.000 y 8.000 muertes prematuras al año en el continente europeo si se sustituyeran todos los vehículos a diésel por otros de gasolina. Las enfermedades respiratorias son las causantes principales de estas muertes, debido a la presencia en el diésel de óxidos de nitrógeno que son agentes cancerígenos para la salud humana.

Ante esto resulta alentadora la noticia de que a partir de noviembre de este año, gracias a la iniciativa de la Federación de Transportistas Urbanos del Guayas, entrarían a prueba dos unidades de transporte público eléctricas que podrían ir reemplazando paulatinamente, hasta el año 2020, parte de las 2.400 unidades a diésel que día a día contaminan nuestra ciudad y enferman a sus habitantes.