Mas social y menos seguridad

  Actualidad

Mas social y menos seguridad

De las 174 entidades públicas, la asignación presupuestaria crece en 35. El Secob, la que afronta el recorte más elevado.

Vivienda y temas comunitarios es una de las más favorecidas. Obtiene 580 millones de dólares para 2019 de los que $ 456 millones son de nueva asignación.

El desglose entidad por entidad de la proforma presupuestaria para 2019 aparenta ejecutar un ajuste generalizado que, finalmente, no se corresponde con el resultado final. El monto total del presupuesto pasa de 33.913 millones de dólares a 36.160 millones, lo que deja un saldo excedente de 2.246 millones de dólares. Y eso, pese a que el 80 % de las entidades públicas experimentaron un recorte en su asignación anual para el próximo año. Solo 35 de las 174 instituciones del Estado recibirán más fondos. Pero al evaluar las funciones que cumplen, el análisis es dispar: la defensa y seguridad pierde apoyo, mientras lo social es la apuesta más significativa.

Orden público, seguridad y defensa

Para Defensa, el Gobierno ha dispuesto un presupuesto de 1.513 millones de dólares, que es $ 46 millones inferior al del año pasado, pese al conflicto fronterizo y la promesa de reforzar la defensa nacional. No obstante, el principal ajuste se da en la parte de Administración y Gestión para la Defensa. En la función de Orden Público y Seguridad, el ajuste es mucho mayor: $ 189 millones menos hasta un presupuesto de $ 2.158 millones. Un tercio de ese recorte es en servicio policial.

Sistema de educación

La apuesta del Estado por la función educativa es la más significativa y costosa para el presupuesto nacional. El próximo año añadirá 28,2 millones de dólares a los $ 5.133 millones de la asignación anual para esa tarea. Ahora bien, las entidades de educación superior sufren un recorte de 145 millones de dólares. El mayor apoyo con recursos estatales se irá para el bachillerato ($ 267,6 millones).

Asuntos económicos

Es la función que más sufrirá la tijera en 2019 de las que cumplen las entidades públicas. El corte es de 664 millones de dólares menos que el año pasado, con especial énfasis en tres aspectos: el transporte terrestre y las carreteras (pierden 336 millones de dólares de asignación), la electricidad ($ 218 millones menos) y la agricultura y ganadería ($ 61,5 millones de ajuste). Al mismo tiempo dedicará $ 40,7 millones al fomento y promoción del empleo, cuando antes ese rubro estaba en $ 6,4 millones. En total, los asuntos económicos le suponen al Estado $ 1.226 millones.

Vivienda y temas comunitarios

Es una de las más favorecidas. Obtiene 580 millones de dólares para 2019 de los que $ 456 millones son de nueva asignación. Es un 366 % más que antes de que el Gobierno de Lenín Moreno elaborara sus primeros presupuestos. Casi
$ 500 millones de los destinados irán a desarrollo y promoción de vivienda. Se recortan $ 43,1 millones de aspectos administrativos relacionados con la seguridad de la vivienda.

Sistema de salud pública

Con 3.168 millones de dólares es la segunda tarea en la que más invertirá Ecuador el próximo año. Aun así, experimenta un recorte limitado de 8,2 millones de dólares. Pero el desglose interno de la función deja ver otra realidad. La atención primaria dispondrá de $ 125,6 millones menos; la provisión de medicinas e instrumentos médicos, $ 17,3 millones menos; los servicios hospitalarios especializados, $ 100,6 millones menos. A cambio, la atención hospitalaria general suma $ 355 millones a los $ 1.122 millones del 2018.

Protección social

No es la función que más recibe, pero sí la que más aumenta en la proforma. La protección social se llevará $ 2.959 millones en 2019, que son $ 1.119 millones más que en 2018. El principal rubro es la protección a la tercera edad con $ 1.995 millones frente a los $ 836 millones del año anterior. En promoción del desarrollo humano se irán $ 714 millones, pese a que cae el dinero para familias y lucha contra la exclusión social.