Sobreviviente de COVID recibe una factura hospitalaria de un millón de dólares

  Actualidad

Sobreviviente de COVID recibe una factura hospitalaria de un millón de dólares

Michael Flor, estadounidense de 70 años, no deberá pagar ni un centavo, es beneficiario del seguro de salud para personas mayores Medicare

Coronavirus
Miembro del personal médico cuida a un paciente infectado por el nuevo coronavirus, en abril pasado, en el hospital ASST Papa Giovanni XXIII en Bérgamo, Italia.EFE

Un estadounidense de 70 años que se contagió de COVID-19 y estuvo hospitalizado durante dos meses en Seattle (noroeste) tuvo la desagradable sorpresa de recibir una factura de 181 páginas por más de un millón de dólares, reveló  el periódico Seattle Times.

coronavirus

Coronavirus: un veterano de guerra recauda millonaria suma para la sanidad británica

Leer más

Michael Flor fue internado el 4 de marzo en el centro médico Swedish Issaquah de Seattle. En los 62 días que pasó ahí estuvo tan cerca de la muerte que una noche las enfermeras llamaron por teléfono para que su esposa y sus dos hijos se despidieran de él.

Pero se recuperó del coronavirus y, entre aplausos y vivas del personal de enfermería, fue dado de alta el 5 de mayo.

Su corazón estuvo a punto de "detenerse una segunda vez" al recibir la enorme factura por un monto total de 1.122.501,04 dólares, precisó el diario.

La factura detalla los cuidados que recibió y su costo: 9.736 dólares por día por la sala de cuidados intensivos, casi 409.000 dólares para su estancia en una sala esterilizada debido al contagio del coronavirus durante 42 días, 82.000 dólares por el uso de un respirador artificial durante 29 días, o 100.000 dólares por los cuidados de "última oportunidad", cuando su pronóstico fue de vida o muerte durante dos días.

Sin embargo, Flor, que es beneficiario del seguro de salud para personas mayores Medicare, no debería tener que pagarlo, según el Seattle Times.

El gigantesco plan de ayuda a la economía estadounidense adoptado por el Congreso incluye un presupuesto de 100 millones de dólares para compensar a los hospitales y a las compañías de seguros privadas que trataron a los pacientes de COVID-19.