La soberbia disfrazada

  Actualidad

La soberbia disfrazada

Hay ocasiones en que la soberbia se disfraza de ser avasalladora para los demás. Todas esas actitudes suelen tener su origen en ese orgullo fatuo y simple de quien cree siempre poseer la verdad. A veces se disfraza de un aparente espíritu de servicio que parece a simple vista muy abnegado, pero se esconde un curioso victimismo resentido.

También puede disfrazarse de generosidad ostentosa que ayuda humillando, mirando a los demás por encima del hombro. La soberbia es enfermiza, afectando el entorno con sus gestos y manera de hablar. “La soberbia no es grandeza sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande pero no está sano”.

Javier Valarezo Serrano