Actualidad

La situacion laboral deja a 95.000 personas sin afiliacion

Para muestra están los 95.000 ecuatorianos que en ocho meses dejaron de gozar de los beneficios que les puede dejar la seguridad social.

La situación laboral deja a  95.000 personas sin afiliación

El sector laboral maquilla su semblante con los datos oficiales que hablan de una disminución del desempleo y de una recuperación del empleo pleno. No obstante, el panorama no es tan positivo si las cifras también develan las condiciones en las que se están creando las plazas de trabajo. Para muestra están los 95.000 ecuatorianos que en ocho meses dejaron de gozar de los beneficios que les puede dejar la seguridad social.

Según las cifras del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), a las que EXPRESO tuvo acceso, de enero a agosto de este año 3’439.856 personas estaban afiliadas a la entidad, 94.776 menos que en igual periodo del año pasado. La mayor caída (6 %) se registra en el sector privado, donde el número de aportantes al seguro desciende de 1’964.533 a 1’833.328 personas. En el sector público los afiliados cayeron de 613.76 a 612.443.

El hecho de que la tasa de empleo adecuado refleje una mejora al subir del 39,2 % al 40,4 % no significa que las condiciones laborales en el país sean las mejores. Esta variable, explica Byron Villacís, exdirector del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), si bien habla de las personas que están percibiendo ingresos iguales o superiores al salario mínimo y que trabajan igual o más de 40 horas a la semana, no recoge el nivel de protección que tienen estos trabajadores en cuanto a la cobertura de salud, seguro de desempleo, aportación de pensiones para una futura jubilación. Una práctica, dice, que en ningún país del mundo es considerada como sana.

“Supongamos que me fui a Rusia a obtener un PhD, pero cuando regreso a Ecuador no encuentro trabajo y la situación me obliga a convertirme en taxista. Las autoridades me registrarán como un empleado que está en una condición aparentemente buena: gano más del mínimo, trabajo las 40 horas, ¿pero qué pasa? No ven que estoy desprotegido. Es decir, no solo que no estoy explotando mis capacidades sino que estoy desprotegido”, explica.

Villacís, hoy investigador del mercado laboral, menciona que las malas condiciones del sector también se pueden corroborar si se observan las tasas del subempleo y empleo del sector informal. Según el INEC, ambas tasas, que se refieren a las personas que no reciben el salario mínimo o que trabajan para negocios no regulados, crecieron del 19,4 % al 20,5 % y del 44,5 % al 46,4 %, respectivamente.

De acuerdo con el INEC, de cada 10 plazas de trabajo que se crean en el país, 9 son generadas por el sector privado y 1 plaza es creada por el sector público. En este mercado, la rama de actividad de comercio es la que tiene una mayor participación de empleados adecuados/plenos, con un 16,7 %. Sin embargo, este sector también ha venido perdiendo protagonismo.

Desde el 2014, admite Juan Carlos Diaz-Granados, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), la creación de plazas de empleo en el país no es la mejor, cuando se tiene un sector que ha estado golpeado por la restricción de importaciones y por otras reglas que no los dejan trabajar.

Pero revertir esta situación, sostiene, no será posible con el plan de medidas económicas propuesto por el actual Gobierno, en el cual se dejan de lado los incentivos para las grandes empresas, que son justamente las que más trabajo adecuado generan.

Diaz-Granados insiste en la necesidad de que el Gobierno fortalezca al sector productivo creando mejores modalidades de contratación laboral y eliminando impuestos como el Anticipo del Impuesto a la Renta o el Impuesto a la Salida de Divisas, que les generan iliquidez y son una traba para invertir, crecer y crear nuevas fuentes de empleo.