Tras siete anos alejado de la pantalla, Jose Antonio Sanchez retoma la presentacion de noticias

  Actualidad

Tras siete anos alejado de la pantalla, Jose Antonio Sanchez retoma la presentacion de noticias

José Antonio

La primera vez que el público vio a José Antonio Sánchez (49) fue en 1997, en El Noticiero de TC. Tres años después debutó como presentador en Expedientes, en el mismo canal, y estuvo al aire un lustro. Pasó por otras televisoras. Aunque ha tenido la oportunidad de estar detrás de cámaras, siete años se ausentó de la pantalla. Vive en Quito y es el productor del informativo mañanero, Gamanoticias, de Gama, y desde hace una semana retomó la conducción.

¿A qué se dedicó durante el tiempo que estuvo alejado de la pantalla?

Estuve dedicado a mi empresa de Comunicación (Gloco) que funciona desde el 2000 en la cual desarrollé proyectos para el sector privado y público, además me casé por la iglesia con Ivis (Vega). El año pasado diversifiqué el negocio. Como soy amante del buen comer y de la cerveza, con un grupo de amigos abrí La bodega beer company Cumbayá, un bar restaurante en el cual se ofrecen aproximadamente 50 marcas de cervezas nacionales. A inicios del 2017 fui invitado por otro amigo a participar en otro proyecto, Alitas benditas, un local cuya especialidad es este platillo en más de 15 sabores.

¿Extrañaba el pantallazo?

Es una pregunta difícil de contestar porque nunca me la planteé, luego de salir del aire mi vida se convirtió en una maratón con proyectos varios y diversas oportunidades que me abrieron la puerta al ahorro. El periodismo es una actividad en la que difícilmente se puede hacer dinero, además no es la meta cuando se decide seguir este oficio. La gente fue siempre amable conmigo al reconocer el trabajo que hice en diferentes medios. Graciosamente un día pasé de ser ‘el chico Expedientes’, sobre todo en Guayaquil, a ser el esposo de Ivis Vega, quien estaba en su mejor momento en De casa en casa, de TC.

Generalmente la gente de TV tiene el ego muy elevado y le gusta ser reconocida.

En cualquier actividad laboral el reconocimiento es importante, el trabajo en TV tiene una diferencia frente a los otros, su nivel de exposición. La imagen se convierte en pública y alimenta el ego, pero un ego mal manejado puede marearnos. Ser reconocido es bonito, pero no imprescindible.

Sabía que...

Nació en Lima, Perú. Llegó al país en 1989. Desde hace 20 años es ecuatoriano, la nacionalidad le fue otorgada en 1997.

Está casado con la comunicadora Ivis Vega, madre de sus hijos, Ignacio (10) y Alejandro (7).

Su primogénito se llama Bruno (22), fruto de su primer matrimonio con Dagmar Thiel, también periodista.

Fue presentador en los inicios de El club de la mañana, de RTS, condujo y dirigió el informativo de la comunidad en Canal Uno, laboró como realizador de La Televisión de Ecuavisa y después dirigió Así somos, de la misma empresa. Ha sido profesor universitario.

¿A alguno de sus hijos le atrae la comunicación?

Mi hijo mayor estudia producción musical e ingeniería de sonido. Los otros dos aman la fotografía, pero todavía son muy pequeños para saber sus verdaderas inclinaciones.

¿En algún momento consideró volver a Perú?

Visito Perú un par de veces al año, pero mi vida está aquí. Aprendí a amar a este país por lo que me dio, una profesión y una familia por la que daría la vida.

A su esposa Ivis no la hemos vuelto a ver en TV.

Ivis es cómplice de todos los proyectos familiares que emprendemos. El cierre de la producción de TC en Quito obligó a que se separe de la pantalla y dirija su trabajo periodístico a la radio. Tiene un programa llamado Bendita tarde en la emisora Majestad, además se está preparando para ser una facilitadora en crisis, es decir la persona que ayuda a otras a procesar y salir de los problemas o situaciones de la vida.