Actualidad

Que sesenta anos son nada

Mañana 1 de enero de 2019 se cumplen 60 años de la huida de Cuba del dictador Fulgencio Batista y del inicio del gobierno de la Revolución cubana. Durante sesenta años ha sido una especie de paraíso realizado para los intelectuales de izquierda, progresistas y para jóvenes y no tan jóvenes de las clases medias latinoamericanas que encontraron en ella una nueva forma de creencia, de “fe contra el absurdo”, con su correspondiente ritual y apologética. Y sus milagros: ¿cómo ha logrado durante seis décadas convencer a sucesivas oleadas de conversos de que el planificado modelo cubano era válido cuando es un fracaso económico y social? ¿Cómo convenció de que la dictadura que ejerció sin temor ni temblor era compatible con la democracia hasta el punto de ser admitida como un par por sus colegas latinoamericanos?

La Revolución cubana, en los años de la Guerra Fría, pretendió transformar radicalmente el mapa político latinoamericano, intentando derribar tanto a las dictaduras militares como a las imperfectas democracias liberales de la época. Se libró de contradictores y de bocas que alimentar, desterrando a todos los que no pensaban como el comandante, como lo hacen hoy Maduro en Venezuela y Ortega en Nicaragua. Acabó con la intelectualidad y la compleja cultura cubana e impuso un régimen de control. No pudo transformar la región, pero miles de vidas se perdieron en la inútil “búsqueda de la utopía en la tierra”.

Después de la caída del Muro de Berlín y de la implosión de la Unión Soviética en los años noventa del siglo pasado, la Revolución cubana perdió aparentemente el protagonismo en una época entusiasta y un tanto ingenua que creyó que las democracias liberales se mantendrían gracias a la racionalidad de sus ciudadanos y a la solidez de sus instituciones. Hoy actúa en los siniestros aparatos de inteligencia y represión de los dictadores Maduro y Ortega.

¿Qué significado tiene que Jair Bolsonaro, nuevo presidente de Brasil, no haya invitado al representante de la sexagenaria revolución a su toma de posesión?