Sergio Sacoto: siempre evolucionando

  Actualidad

Sergio Sacoto: siempre evolucionando

En constante movimiento, su visión sobre la vida la asume con madurez y sensatez. Es un hombre que piensa y actúa con profundidad, nada en su entorno está al azar, suelto o disparejo, y va tras sus metas, guiado por una conciencia cierta de superación.

Actividad: Cantante, productor y compositor de música.

En constante movimiento, su visión sobre la vida la asume con madurez y sensatez. Es un hombre que piensa y actúa con profundidad, nada en su entorno está al azar, suelto o disparejo, y va tras sus metas, guiado por una conciencia cierta de superación. Sus puntos de equilibrio los adjudica al aprendizaje y a su ferviente postura frente al pasado, que, para Sergio -crítico como es- está plagado de errores, superpuesto a un presente y futuro que le otorga la posibilidad de enmendar y mejorar cada día. “Me veo a mí mismo como alguien que evoluciona, crece y cambia, adaptándose a nuevos momentos, dentro de una etapa creativa, cambiante como persona, artista y ser humano. Nunca me mantengo estático, en medio de un camino, ¿a dónde?... Eso no lo tengo claro”.

Mientras, cumplidos los 51, Sergio confiesa que la madurez le ha traído tranquilidad y calma para hacer las cosas. La edad, dice, no le ha quitado energía, fuerza ni ganas para seguir adelante; más bien, ha focalizado lo que hace con más carácter, lo cual permite que todo fluya mejor. “Estos últimos años, a nivel musical, he crecido muchísimo en lo creativo e interpretativo, incluso como productor. Me han dado paz para asumir quien soy. Creo que cuanto más creces, más aceptas tus limitaciones y cuando así sucede, las puedes superar. Me gusta mi edad y tengo curiosidad de saber qué viene”.

Disciplinado y constante -acaso sus mayores fortalezas- el trabajo lo mueve y mantiene motivado en un círculo continuo de creación. Dice que de su padre aprendió que el trabajo es lo primero. Lo recuerda como alguien que jamás ha desperdiciado el tiempo, siempre manteniéndose ocupado y nunca rehuyendo una responsabilidad.

De personalidad fuerte, hizo camino poco a poco en el ámbito del espectáculo, sin talento nato. “Soy autodidacta y he ido construyéndome con el tiempo. Muto y me ajusto a nuevas necesidades y tiempos”.

El compositor de ‘Al borde’, o ‘Qué debo hacer’, nació en Argentina y, junto a su familia, siendo niño, se radicó en Ecuador. Descubrió la pasión por la música mientras hacía el servicio militar en su tierra natal, aunque de sus padres heredó el gusto por el tango y la música folclórica. A su regreso al país, formó la recordada banda ‘Cruks en Karnak’ (1989-2006) de la cual decidió luego, separarse. Desde entonces, su música se ha mimetizado en la memoria colectiva, con producciones que le han valido decenas de reconocimientos que han trascendido en el espectáculo, vendiendo miles de copias.

Pero Sergio Sacoto no es solo un cantante o intérprete, es productor y compositor de música de grandes éxitos. Ha grabado 8 discos de estudio y 2 en vivo. Está por lanzar ‘Uno vuelve’ que sale a principios del 2020, y, entre temas propios, covers y los interpretados por otros artistas, ha logrado 15 hits que suenan en la radio todo el tiempo.

La familia, su motor

Tras el telón, Sergio es un hombre comprometido con su hogar, donde se manifiesta el cariño con generosidad y entrega. En esa medida, el artista considera que la familia es lo único cierto en la vida. Admite que lleva una vida tranquila. Admira la fuerza y honestidad de su esposa, Eleonora, quien hace el ‘booking’ de toda su carrera. Juntos, llevan una relación basada en el respeto y apoyo mutuo, con independencia de espacios y en unión sólida. “Ella me ha ayudado mucho en la vida. Me ha dado muchas respuestas y enseñado con su forma de ser. Disfruto de su compañía y conversación. Vivimos muy felices”.

Son padres de Valentina, de 15 años, a quien Sergio acompaña en su crecimiento con amor y comprensión. “Mi hija me da alegría. Tiene un gran sentido del humor, típico de los Sacoto. Me gusta verla en su proceso de desarrollo”.

Un día normal del artista empieza llevando a su hija al colegio y después, en su estudio, cuando no tiene shows, se dedica a la producción de sus canciones y de otros artistas, así como a la creación de eventos. Una dinámica donde la exigencia está al máximo nivel, algo que lo caracteriza especialmente en el ámbito artístico.

“He aprendido a pararme fuerte, porque la vida constantemente te dice que así tienes que hacerlo. Huyo del conflicto y trato de rodearme de gente que aporte y que yo también lo haga. No permito que nadie abuse o haga algo incorrecto contra mí o los míos. No soy una persona dócil, ni fácil, pero tampoco alguien difícil. Prefiero mi espacio y convivir en paz”.

A estas alturas, y luego de un largo recorrido, Sergio siente alegría por lo que ha logrado en la vida: “Estoy muy orgulloso de lo que me he convertido, siento que empecé desde la nada, sin tener básicamente talento, pero lo fui desarrollando y armando. Me gusta donde estoy y las perspectivas que tengo por delante”.

No obstante, lo que más le interesa es llegar a más gente, y así lograr un lugar importante en la historia de la música en español y trabajar para dejar el nombre de Ecuador en alto.

Cara a cara

-¿Qué no volvería a hacer?
Me gustaría borrar todas las veces que fui injusto, cruel, impaciente y tacaño.

-¿Qué no haría jamás?
Jamás le haría daño a mi familia.

-Si no fuese músico, ¿qué sería?
Hubiese sido cineasta.

-¿Cuál es su mayor fortaleza?
La consistencia, el empuje, la disciplina.

-¿Es creyente?
Siento desconfianza de la religión, pero sí creo en Dios.

-¿Qué quiere para su hija en la vida?
Que sea feliz, que encuentre algo que le apasione en la vida y ¡que me dé nietos!

-¿Qué le inculcaron sus padres?
La decencia, el trabajo y el cariño. Nos mantenemos muy unidos y nunca tenemos vergüenza de decir ‘te quiero’.

-¿Cuál es su libro preferido?

The Stand, de Stephen King.

-¿Las vacaciones ideales?
Salir de tu entorno habitual, sin agenda clara, y con dinero en el bolsillo.

Personal

-Actividad: Cantante, productor y compositor de música.

-Edad: 51 años.

-Próximo disco: ‘Uno vuelve’, en el 2020.

-Esposa: Eleonora.

-Hija: Valentina (15).

“Estoy muy agradecido con lo que tengo. Me gusta mi pequeño lugar en el mundo, siendo músico, y la gente que está a mi alrededor me llena el corazón de alegría”.