Salvados por la campana, mas demonios que santos

  Actualidad

Salvados por la campana, mas demonios que santos

Los jóvenes que dieron vida a un grupo de estudiantes de un instituto experimentaron con las drogas y el sexo colectivo

El libro Behind the bell develó el verdadero rostro de los protagonistas de Salvados por la campana

La década del 90 destacó entre otras cosas por las series juveniles que las cadenas estadounidenses exportaron al mundo. Recordamos Melrose Place, Beverly Hills 90210 y Salvados por la campana.

Esta última es la que concita nuestro interés en la edición de hoy. Fue transmitida por Ecuavisa a inicios de la década del grunge, pero el primer episodio fue lanzado el 20 de agosto de 1989 por NBC. A pocos días de cumplir 30 años, vale la pena echar una mirada al pasado junto a Zach, Slater, Kelly, Jesse, Screech, Lisa y el señor Belding, personajes encantadores que lanzaron a la fama a jóvenes actores como Mark-Paul Gosselaar, Mario López, Elizabeth Berkley y Tiffani-Amber Thiesen.

La popular comedia dirigida al público adolescente fue una adaptación de Good morning, Miss Bliss, en la que ya aparecían cuatro de los personajes que posteriormente desarrollaron sus vidas en el instituto Bayside. Esta producción no consiguió el éxito esperado y cayó en picada al término de su primera temporada; sin embargo, los directivos lo intentaron de nuevo con otro nombre y una historia más atractiva. El resultado fue tan bueno que Salvados por la campana se extendió hasta 1993. Además contó con dos derivados Salvados por la campana: años de Universidad, que no llegó a la segunda temporada y Salvados por la campana: la nueva generación, que tuvo siete episodios.

UNA HISTORIA NO AUTORIZADA

En 2014, por el 25 aniversario se emitió La historia no autorizada de Salvados por la campana, un drama oscuro basado en entrevistas al equipo detrás de cámaras y al elenco que hablaba de cómo se llevaba dentro y fuera del plató. Si excava un poco más descubrirá que está basado en el libro Behind the bell (Detrás de la campana), que publicó en 2009 Dustin Diamond (Screech en la ficción). En él, el actor que actuó también como productor ejecutivo de la película, aseguraba que todos los miembros del reparto, salvo él, se acostaron entre ellos, participaron en tríos y que algunos llegaron a consumir drogas durante el rodaje de la serie.

Nada que ver con la imagen cándida e inocente que proyectaban sus personajes. “Se expuso las experiencias de seis jóvenes actores desconocidos que fueron colocados en el foco de atención de Hollywood, exponiendo el reto de crecer bajo el escrutinio público mientras intentan mantener la reluciente y pura imagen de sus populares personajes, tanto en la vida real como lo que vendían a la audiencia”, indicó uno de los realizadores.

Nada nuevo bajo el sol, hace tiempo se debió aprender la lección que programas como estos solo buscan entretener y no hay que creer en aquellos héroes de barro que vende la pantalla chica. Basta con echar un vistazo a los entretelones turbios que se desarrollaron en La tribu Brady, Ocho son suficiente, Tres son multitud, Alf y El show de Bill Cosby, por mencionar solo algunos, pero como dicen los gringos ‘by the way’...

Volviendo a estos muchachos, para celebrar el trigésimo aniversario, sus protagonistas optaron por reunirse en una pizzería para pasar desapercibidos. Nadie se enteró de este reencuentro hasta el día siguiente que Mario López subió la foto a su cuenta de Instagram.

PARA SABER

El primer trago de alcohol que tomó Tiffani Thiessen fue con Mark-Paul Gosselaar cuando estuvieron en una gira de medios por París. Ella también fue pareja de Mario López, lo que formó un triángulo amoroso entre ellos y complicó las escenas en las que tenían que trabajar juntos.