El saludo a Guayaquil llega de otras provincias del pais

  Actualidad

El saludo a Guayaquil llega de otras provincias del pais

Estudiantes y exalumnos de planteles de la Sierra participaron en un desfile. Los artesanos de varias ciudades exponen sus productos en varias ferias.

Gallardía. Estudiantes de Guayaquil participaron portaron las banderas celeste y blanco.

Llegaron a Guayaquil en buses particulares, desde Riobamba, Quito, Ambato y otras provincias de la Sierra. Eran delegaciones de estudiantes y exalumnos de varias instituciones particulares que participaron ayer en el desfile cívico organizado por la Fundación Símbolos Patrios.

El objetivo fue rendir homenaje a la ciudad, que mañana celebra 198 años de gesta independentista.

En el evento, que duró más de tres horas, también estuvieron presentes planteles educativos privados de la ciudad, que recorrieron a lo largo de la avenida Quito, desde Gómez Rendón hasta 1 de Mayo.

Miriam Naranjo, exalumna del colegio Alfredo Pérez Guerrero, del cantón Guano, provincia de Chimborazo, sujetaba en sus manos el portaestandarte de su plantel y caminaba a paso lento por la avenida al son de las notas marciales interpretadas por su banda de guerra.

Detrás de ella iban 40 compañeros que pasaban los 35 años de edad, pero que desfilaban con el mismo civismo con el que lo hicieron hace muchas décadas, durante su época estudiantil. En sus trayectos gritaban con emoción ¡Viva Guayaquil! como una forma de rendirle homenaje a la ciudad.

Carlos Chiluisa, del colegio Santo Tomás Apóstol Star, de la ciudad de Riobamba, se robó el aplauso con su caminar gallardo y sincronizado.

El fervor cívico lo encendieron los cadetes de la Academia Naval Almirante Illingworth (ANAI), quienes mostraron una extensa pancarta alusiva a los festejos octubrinos.

Los aplausos de los espectadores que se agolparon en la avenida Quito no paraban y los transeúntes buscaban el sitio adecuado para observar la intervención de los estudiantes.

Una de ellas fue la machaleña Rosario Morán, quien llegó el sábado a Guayaquil para participar en las diferentes actividades programadas en homenaje a la ciudad. Tenía previsto quedarse hasta el miércoles, pues no quiere perderse el desfile de los carros alegóricos que se realizará mañana.

Otro grupo de extranjeros permaneció atento para observar de cerca el desempeño de los estudiantes. Ellos sacaron sus teléfonos celulares y comenzaron a tomar fotos del acto. “Es bonito palpar el civismo con el que los guayaquileños celebran sus fiestas”, dijo Alberto García, un mexicano que está en el país por motivos de trabajo.

Muchos de los comercios ubicados en la avenida estaban cerrados, por ser un día no laborable. Eso fue aprovechado por los comerciantes ambulantes para ofrecer desde una bebida hasta juguetes.

Las fiestas octubrinas se intensifican y hay varias ferias en las que también participan artesanos y emprendedores de otras regiones del país.

En la explanada de El Fortín, junto al barrio Las Peñas, por ejemplo, una veintena de artesanos de Cuenca, Riobamba y Quito expone algunos productos como sombreros de paja toquilla, dulces, mermeladas, ropa, calzado, entre otros, a precios económicos.

“Tenemos muchas expectativas. Hemos venido a promocionar nuestros productos y qué mejor que hacerlo en estas fiestas”, indicó la cuencana Blanca Guambaña, miembro del colectivo Festival del Sombrero, quien viene por primera vez a la ciudad con este objetivo.

Maricela Quezada, de Riobamba, trajo una variedad de frutos secos y deshidratados, así como dulces que elabora en su fábrica. Los precios de estos son módicos “y lo mejor es que son hechos por manos ecuatorianas”, dijo con orgullo.

La celebración llegará a su punto máximo mañana, día de la celebración independentista.