EL Round decisivo

  Actualidad

EL Round decisivo

La jornada dominical se iniciará con una auténtica cita con la historia. Varias figuras que consolidaron la idolatría de Barcelona y Emelec se enfrentarán desde las 14:30 en el estadio Monumental.

EL Round decisivo

Este round definirá la suerte de los equipos del Astillero en el semestre. Separados por seis puntos, Barcelona y Emelec protagonizarán hoy (16:30) el segundo Clásico de la temporada.

Los escenarios son distintos. El Ídolo está obligado a conseguir un triunfo que le permita mantener su aspiración de ganar la etapa. El tricampeón llega con la tranquilidad de saber que pase lo que pase hoy, seguirá siendo el líder. Sin embargo, sumar tres puntos afianzaría su intención de rematar primero en el semestre y asegurar su presencia en una nueva final.

Guillermo Almada, director técnico de Barcelona, anuncia una serie de variantes, no solo en la alineación sino en la forma de encarar el partido.

Mario Pineida, Washington Vera y Oswaldo Minda sustituirán a Roosevelt Oyola, Cristian Penilla y Segundo Castillo, respectivamente. La idea es contar con jugadores rápidos, que aseguren la tenencia del balón y no ser presa del dominio que el rival mostró en el anterior enfrentamiento.

Además, el estratega uruguayo tiene otros dos desafíos: ganar por primera vez un Clásico y demostrar que está en capacidad de continuar al mando del equipo (su contrato finaliza en el mes de junio).

La dirigencia canaria también tuvo una carga adicional. Finalmente pudo cancelar los 50.000 dólares que el club adeudaba a Universidad Católica por la transferencia de Armando Wila, y se levantó la suspensión que ponía en peligro el partido de esta tarde.

En la otra orilla no todo es felicidad. El capitán Pedro Quiñónez, uno de los jugadores más destacados en el choque de ida, no pudo recuperarse. Su puesto en el once abridor será ocupado por Osbaldo Lastra.

Óscar Bagüí continúa con su proceso de recuperación, lo que merma el orden defensivo de los dirigidos por el argentino Omar De Felippe.

La fiesta del fútbol está lista. Solo se espera que los aficionados la disfruten como tal y no repitan actos tan bochornosos como los sucedidos el miércoles. Con la violencia nadie gana.