El rompecabezas

  Actualidad

El rompecabezas

El rompecabezas

La autodenominada “oposición” en la política ecuatoriana es como un rompecabezas, en cuya portada de la caja aparece la foto de la imagen que en su interior se encuentra fragmentada.

En el presente símil, la imagen que la autodenominada “oposición” persigue es un Ecuador de libertades, de seguridad jurídica, abierto al mundo, a la inversión. Esto es, un Ecuador sin socialismo del siglo XXI, sin “revolución ciudadana”, sin Correa y su andamiaje jurídico hiperpresidencialista; sin su mayoría legislativa obediente, no deliberante y menos aún, fiscalizadora de las acciones del Ejecutivo; sin su Consejo de Participación Ciudadana convertido en oficina de reclutamiento de sumisos al Gobierno, llenando con ellos los cargos de las diversas instituciones de control; sin su Corte Constitucional, rendida a los caprichos del Ejecutivo, pasando a segundo plano su rol de defensora de la Constitución y de los derechos constitucionales de los ciudadanos; sin su función Judicial, inquisidora contra los opositores al régimen.

Una revolución ciudadana que destruyó la institucionalidad, asfixió la inversión nacional y extranjera con salvaguardas y un tsunami de impuestos, cuyo efecto colateral es mayor desempleo, menor demanda, disminución del circulante y el consabido encarecimiento del costo de vida, haciendo que el concepto del “buen vivir” pierda sentido, volviéndose un mito, un capítulo olvidado dentro del cuento de hadas denominado Constitución de Montecristi.

Continuando con el símil, pareciera que cada participante de la autodenominada “oposición” arranchará unas cuantas fichas del rompecabezas para darle la forma que cada cual quiere, haciendo cuesta arriba derrotar a la revolución ciudadana, la cual, ante tal fragmentación, lograría sostenerse en el poder, aun con el peor de sus candidatos.

La denominada “oposición” debería trabajar en acuerdos mínimos para reactivar la economía, para recuperar la institucionalidad y desbaratar el sistema centralista, hiperpresidencial y represivo, debiendo ser ese el objetivo de juntar las piezas del rompecabezas.

colaboradores@granasa.com.ec