Actualidad

El robo a personas, un delito que lidera la tabla criminal

A dos meses de cerrar el 2016, a escala nacional se han registrado 23.043 casos de robo a personas (de enero al 12 de octubre). De esa cifra, 7.105 se han producido en el Puerto Principal.

Referencial

Un mal sin remedios. La delincuencia común sigue socavando la seguridad ciudadana, especialmente en Guayaquil.

A dos meses de cerrar el 2016, a escala nacional se han registrado 23.043 casos de robo a personas (de enero al 12 de octubre). De esa cifra, 7.105 se han producido en el Puerto Principal.

En ese mismo período (de enero al 14 de octubre), 1.470 personas han sido detenidas por su implicación en diferentes delitos; el 90 por ciento de ellas, por hechos relacionados con el robo a la propiedad. Esto es, 1.316 apresados, según un tuit publicado por el ministro del Interior, José Serrano.

De esa mayoría, 434 fueron apresados por el robo a personas, ya sea por dinero, celular, tabletas, entre otros.

Serrano asegura que se han disminuido más de once mil delitos de robos, en 2016; en gran medida, por la creación y acción antidelicuencial de la Subdirección de Investigación de Delitos Contra la Propiedad Brigada Anti Criminal (Siprobac), en la Policía Nacional.

Pero, ¿qué dice la ciudadanía?, ¿siente que está segura al caminar por las calles, viajar en bus, o cuando sale del banco?

Jonathan Villegas considera que la policía sí está realizando mayores operativos, pero que se concentran solo en las investigaciones que realizan.

“Por donde yo vivo (Guayacanes) solo agarran a los ladrones de siempre. A veces vienen de otros lados, nos asaltan en la calle y a esos jamás los pueden coger. Hacen poco monitoreo”, dice el ciudadano. Para Martha Cevallos, “la delincuencia está terrible, es a cada rato. Ya no se puede andar. Yo tengo una unidad de policía frente a mi casa y por ahí roban todo el tiempo...”.

Un criterio que es compartido por Henry Martillo. Y lo comenta con una experiencia cercana. “A mi sobrina la han asaltado cuatro veces en un mismo mes, ya no sabe qué más le pueden robar”, señala.

Un tema que salió de nuevo a la luz, tras la muerte de un recaudador. A las 13:30 del jueves, Francisco Xavier García Moreno murió como consecuencia de un balazo que recibió en una de sus piernas.

El hombre llegaba a su domicilio, luego de retirar mil dólares de un banco. Dos sujetos que lo seguían en una moto lo interceptaron antes de ingresar a la casa, en la manzana 479 de la ciudadela Sauces 8, en el norte del Puerto Principal.

Al ver la intención de los antisociales, García lanzó el bolso donde llevaba el dinero y el celular. Una acción que, al parecer, no agradó a los pillos, quienes le dispararon. A los pocos minutos, falleció en una casa asistencial. Media hora después, una vendedora de lotería fue agredida con la cacha de un arma de fuego por delincuentes que la asaltaron. La mujer estaba en su puesto de trabajo, en el centro de la ciudad, donde fue abordada por delincuentes que le arrebataron el dinero que tenía de la venta de guachitos.

El fiscal Robinson Coronel menciona que a diario se presentan entre 20 a 30 denuncias por robo en flagrancia, lo que ha aumentado en las últimas dos semanas.

Él considera que la policía hace lo que puede, con las herramientas que les dan para su trabajo. “Todos los días traen aquí procedimientos justamente en delitos flagrantes, pero usted sabe también que la delincuencia se multiplica”. En la mayoría de los casos, señala el funcionario, los procedimientos han sido por delitos contra la propiedad en los que se han utilizado armas de fuego o armas blancas (cuchillos). “El problema también es que ahora hay muchos delincuentes novatos que a aveces a la media cuestión aplastan el gatillo y ocasionan heridos y muerte”.

La mañana de ayer, tres sujetos fueron detenidos luego de que asaltaron dos buses y golpearon a uno de los pasajeros en la cabeza.

Según el capitán Javier Egas, dos de los sospechosos subían a los buses y el otro los seguía en un vehículo pequeño que utilizaban para cambiarse de ropa y escapar. “Es un modo de operación que están implementando los antisociales”, dijo.